Powered by

Marketing Hotelero

Por qué Google lo tiene cada vez más difícil

5 comentarios

15 febrero 2010 a las 1:45, por

Hace tiempo que es cada vez más evidente que la Red no es sino, aparte de un gran almacén de información, un espejo de la dimensión social del ser humano. Reducir Internet a estas funciones puede resultar un poco injusto, pero posiblemente sean las más evidentes. Dicho esto nos vamos a centrar en esa dimensión social mencionada para comentar por qué algunos gigantes de la Red, personalizándolos en Google, tienen cada vez más difícil conseguir que sus nuevas aplicaciones y herramientas tengan éxito y sean masivamente aceptadas.

El ser humano es por naturaleza un ser social, un animal cultural que necesita de la socialización para evolucionar en esa dimensión cultural que le hace diferente. El aislamiento genera parálisis, mientras que la comunicación, la relación, la transmisión de información, y con ella la creación de fenómenos artísticos o científicos, dimensiona adecuadamente al ser humano en torno a su propia capacidad de relación. Internet no deja de ser, desde esta perspectiva, un entorno de socialización y culturalización. Comprender esto es una de las claves del éxito de muchas empresas en la Red.

La capacidad que tengan las aplicaciones y herramientas que se lancen a Internet de cubrir necesidades de socialización de los usuarios determinará el éxito o fracaso de las mismas. Esta capacidad puede venir desde dos frentes: o bien la propia herramienta cubre al nacer esas necesidades, como puede ser Facebook, o son los propios usuarios los que le dotan de ese contenido adecuado, como Twitter o Tuenti. En el caso de Facebook podemos hablar del entorno social en la Red en mayúsculas, la herramienta de socialización más exitosa de la Red. Su capacidad de poner en relación a millones de usuarios le ha hecho tener un éxito sin precedentes. En cuanto a Twitter y Tuenti han sido los usuarios los que han dado valor a las aplicaciones, en el primer caso dotándola de unas funcionalidades que en principio no parecía tener, y en el segundo mediante una segmentación de usuarios que ha definido a la aplicación como un espacio de relación de adolescentes y universitarios.

Es cierto que Twitter se está convirtiendo en muchos casos en un espacio de onanismo grupal y que muchas de las potencialidades de otras herramientas no se desarrollan porque sus usuarios no son capaces o no ven necesario hacerlo, pero eso no invalida el hecho de que para millones de internautas esas herramientas tienen un valor de socialización cierto.

Google, y tomamos en este caso al gigante de la Red como un paradigma y ejemplo de estrategia que están siguiendo también otros, está sufriendo el éxito de las demás herramientas y su incapacidad de aportar una novedad más allá de lo puramente técnico. Es fundamental entender que la clave del éxito de una nueva herramienta no está en su dimensión técnica, sino en la social, en la capacidad de dar una respuesta a una necesidad relacional o cultural que puedan tener los usuarios. La intención de Google de ocupar el lugar de Facebook o Twitter ha chocado con este impedimento. Se dijo que Google Wave iba a ser un antiFacebook y que ahora Google Buzz es un antiTwitter, el problema es que los usuarios ya tienen Facebook y Twitter. Lo que debería comprender Google, y con él todas las empresas que pretendan desarrollar esta estrategia de ocupación de espacios ya “conquistados”,¬† es que o sus herramientas aportan una novedad evidente con capacidad de dinamizar entornos sociales o tendrá muy difícil ocupar esos espacios. Recordemos que las herramientas ya existentes permiten crear un entramado de relaciones que un traslado a otras puede suponer empezar de cero, de ahí que en por ejemplo Google Buzz se puedan integrar las conversaciones en Twitter, para minimizar el impacto del cambio. El usuario no quiere tomarse la molestia ni correr el peligro de cambiar de herramienta y perder a muchos de sus contactos por el mero hecho de que la nueva herramienta ofrezca algo más. Ese “algo más” ha de ser tan potente que merezca la pena el riesgo mencionado.

A pesar del evidente poder de Google herramientas como Google Wave han sido un fracaso porque no han sabido dar un valor tan evidente al usuario como para integrarlo en su abanico de aplicaciones, bien como nuevo añadido o bien sustituyendo a otra menos eficiente. Repetimos, es fundamental comprender que el usuario busca dinamizar sus relaciones sociales (o aplicaciones que le faciliten o permitan una mayor eficiencia en su productividad) y Google no ha sabido ofrecer aplicaciones que ofrezcan esto de forma evidente. No quiere decir, por supuesto, que Google no consiga al final su propósito o que no consiga sacar al mercado una aplicación que cubra un campo que hasta ahora otras no han sido capaces de hacerlo, pero lo que parece claro es que sus últimos intentos no han tenido éxito.

El hombre es un ser social con dimensión tecnológica, en ese orden, y ésta es una premisa a tener en cuenta en cualquier proyecto de la Red.

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

5 comentarios 

  1. ANdreu Llabres 15 febrero 2010 - 12:36

    Excelente articulo Juan . El concepto de ocupación o desplazamiento debe estar ligado a una muy poderosa arma de valor añadido .
    Solo quería matizar un comentario acerca del wave .
    Si aporta una poderosa herramienta de trabajo colaborativo y a mi juicio muy útil para pequeñas empresas ya que simplifica en una sola herramienta : microblogging , mail , gestion de proyectos , documentos compartidos , tiempo real y simultaneo . Eso si , una herramienta que deben usar todos en la organizacion .

  2. Juan Sobejano 15 febrero 2010 - 15:42

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, Andreu, pero precisamente eso que tú dices define a Google Wave no como un antiFacebook, sino como una herramienta de productividad, propia del cloud de las empresas. Posiblemente se trató de crear una expectación desmedida y al final no es una herramienta para usuarios “normales”, sino para profesionales.

  3. KIM MASAS 17 febrero 2010 - 15:03

    Estoy de acuerdo.

    En el momento en que las redes sociales se conviertan en un canal de venta aceptado socialmente, la función de google y sobretodo sus algoritmos de indexación de información, dejarán de tener sentido

  4. Pingback: JustUnfollow en contra de la filosofía de Twitter y varias noticias más | MKeficaz

  5. Pingback: JustUnfollow en contra de la filosofía de Twitter y varias noticias más

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar