Powered by

Management

Creatividad 2.0, por Fernando Polo

3 comentarios

22 junio 2010 a las 0:56, por

Si, es cierto, en el Tourism Revolution Ecosystem nos reconocemos obsesionados con la innovación y la mejora continua. Creemos que el sector turístico ha estado tradicionalmente alejado de estos procesos y ha vivido en entornos cortoplacistas y con un enfoque más hacia el puro beneficio y la presencia firme e inamovible que hacia una renovación constante y un dinamismo que le permitiera ser un sector puntero en entornos innovadores. Aunque como en todas partes hay honrosas excepciones.

Pues eso, que nos obsesionamos con la creatividad, la innovación y el cambio al que este sector puede acceder. Y cuando nos encontramos con un artículo como el de Fernando Polo para ETC, pues nos ponemos nerviosos porque le vemos mucha “chicha” y nos nacen unas ganas tremendas de “hincarle el diente”.

En este artículo Fernando Polo habla del nacimiento de una metodología en Territorio creativo enfocada sobre todo a los Social Media, pero de la que podemos sacar alguna que otra generalidad interesante.

El artículo merece ser leído junto con los comentarios, pero vamos aquí a reflexionar desde nuestro personal punto de vista de los puntos que trata.

La campaña como unidad creativa está muerta”. La primera en la frente. También lo decía el otro día, aunque tal vez desde otra perspectiva, Jesús Encinar. De campaña a presencia, decía Encinar; del fin al medio, dice Polo. Son dos perspectivas para una misma idea: las grandes campañas han muerto, al menos en los entornos 2.0, en el Internet colaborativo y radial que hoy disfrutamos (¿o padecemos?). Además, si buscamos la adaptabilidad, la inmediatez, la cercanía… ¿dónde vamos con un proyecto sobreplanificado? ¿Seríamos entonces capaces de responder a necesidades concretas? Si disponemos de más información sobre nuestros targets, ¿por qué renunciar a adaptarnos a ellos lanzando una campaña que seremos incapaces de controlar una vez esté en el aire?

Se debe trabajar contra KPIs, no contra Go Lives”. Vale, medimos, ¿pero qué medimos? Si hablamos de adaptarnos a los nuevos entornos deberemos adaptar también las métricas. Y puesto que ya se habla de adaptar las métricas de los resultados para ofrecer al cliente una foto lo mas cercana posible a la realidad, ¿adaptamos también las métricas de los procesos? ¿Cómo se mide un proceso creativo, repleto de errores lógicos, de ideas desechadas, de avances y retrocesos? ¿No conseguir una idea en un tiempo marcado es un fallo o más bien un acierto por haber conseguido desechar cientos de ideas propuestas? Amalio Rey lo dice muy bien en los comentarios, “La obsesión con las métricas. Vale, sé que los clientes tiran de ellas, pero son el veneno de la creatividad.” ¿Lo son? ¿Existen “métricas creativas”? La respuesta de Fernando Polo, “el objetivo es no trabajar contra “órdenes programadas” (brief, haz esto, esto que has hecho no es lo que te dije que hicieras) sino contra “objetivos” fijados. Eso le da independencia a los equipos. No tienen que acatar órdenes, tienen que llegar a metas consensuadas.” ¿Entonces se miden los objetivos? ¿Y si no llegamos hemos fracasado? O peor, ¿si llegamos seguro que hemos triunfado?

La producción creativa debería inspirarse en metodologías Scrum”. Un poco como el primer punto, olvidemos lo grande y vayamos a lo pequeño, y si lo pequeño se puede retroalimentar constantemente mejor que mejor. Fundamental en entornos de Social Media, donde los avances y las mejoras se ven en ocasiones poco a poco, paso a paso. Y fundamental también para clientes impacientes, que van viendo avances constantemente sin llegar a la locura de la implementación absoluta e inmediata de los grandes proyectos. Todo más manejable, construido en torno a hitos gestionables, evaluables, corregibles y bases sobre las que se asientan los hitos posteriores. Si como veremos ahora buscamos la innovación como un estado y no como una acción no parece mejor metodología.

Fail soon, fail quick, fail cheap”. Pues eso, que no hay nada mejor que el error, que es el único camino para el aprendizaje y un recurso, por cierto, poco explotado. Mantener a la organización en un estado constante de innovación tiene estas cosas, se falla mucho, porque con la innovación no suelen haber referentes, se trata de probar y fallar, probar y fallar, probar y fallar, probar y acertar. Hasta el infinito y más allá, que decía el sabio. Y sólo si el error está integrado en la estructura podremos reaccionar rápidamente ante él, y con unos costes mínimos, que tampoco está mal. Me gusta esta frase, “no se puede “producir viralidad”, la viralidad es el éxito de las ideas”, y ante tantos gurús que vende viralidad sólo cabe reconocer que nosotros no somos capaces de hacerlo, que nuestras estrategias no contemplan el 100% de acierto, entre otras cosas porque no existe, porque el error, y su hermana la prueba, forman parte de nuestros procesos. Querámoslo o no.

Lancemos ideas en fase beta, y afinemos solo si funcionan, ya en vivo”. Volvemos a la prueba y el error. Es la naturaleza del 2.0. ¿Qué es la beta sino el reconocimiento de que todo es mejorable, que mi trabajo es mejorable, que yo soy mejorable? Les voy a contar un secreto, vivimos en un mundo beta, incluso el que no está en Internet, pero ellos no lo saben. En efecto todo es perfeccionable y no podemos sino reconocerlo. Pero es que ese reconocimiento nos pone en línea de salida para aprovechar los beneficios de esa bendición del cielo que es el crowdsourcing. Muchas mentes pensando en mis productos y en cómo mejorarlos, ¡y en ocasiones gratis! ¿Dónde hay que firmar? La beta tiene esas cosas, es imperfecta pero es muy agradecida.

Bueno, hasta aquí las reflexiones propias. Si va a haber más ya depende del lector. Estamos en beta permanente y dispuestos a mejorar y ser mejorados. Pero eso si, que la mejora nos de acceso a otra y a otra y a otra y a otra… Somos yonkis de la innovación y maestros del error. Pero no sufran, nos levantamos rápido.

Resumiendo, un magnífico artículo de Fernando Polo leído en el blog de Territorio Creativo, ETC, y muy aconsejable de leer, que dice más de lo que parece decir y sobre todo que hace pensar.

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

También te puede interesar