Powered by

Móvil & Web Hotel

Entrevista a los fundadores de Ruralka

2 comentarios

7 julio 2010 a las 0:05, por

Resulta esperanzador encontrarse con personas como José María Belaúnde y Rafael Ausejo, los fundadores de Ruralka. Y lo es porque hablando con ellos uno tiene la certeza de que las crisis no son sólo un momento de pérdida y de dolor, sino también de reflexión y oportunidad. La capacidad que han demostrado ambos en crear una empresa sólida desde la nada demuestra que los momentos de incertidumbre son a veces el mayor acicate para los emprendedores.

Esta entrevista demuestra sobre todo que la emprendeduría es una opción a tener muy en cuenta a la hora de mejorar personalmente y que posiblemente haya muchos con un proyecto en la cabeza pero sin decidirse a dar el paso. Esperemos que las palabras de José María y Rafael les sirva de acicate.

-Hola, antes de nada ¿os podéis presentar?

Hola, somos Rafael y Jose María. Somos primos hermanos (no confundir con “unos primos”  :)). Hace ya 8 años que decidimos montar Ruralka.

¿Los motivos?

Nuestro espíritu emprendedor, nuestra gran complicidad, el deseo de crear una empresa basada en nuestra personalidad y filosofía de vida, poder crear y dejar fluir nuestras ideas, ganarnos la vida a nuestro ritmo, disfrutar de aprender cada día y divertirnos con nuestro trabajo y enfocar nuestro conocimiento a potenciar este nicho de mercado, dentro del sector turístico .

-En segundo lugar presentadnos Ruralka, ¿qué es?

Ruralka es un Club de Calidad de Hoteles Rurales con Encanto en España, que desde el año 2002 acerca a anfitriones (hoteles) y huéspedes a través de sus distintas plataformas, con la premisa de la calidad como principal compromiso, la cordialidad y la exclusividad con el huésped.

Para un hotel rural o un hotel con encanto, Ruralka es un Club de Calidad, una marca que avala el servicio y las instalaciones del establecimiento y que lo posiciona de cara a su público objetivo. Para ellos representamos soportes, promoción, formación, marketing, comunicación y comercialización.

Para el público somos una selección de hoteles con encanto que destacan por su calidad, cordialidad y exclusividad. Queremos acercarles nuestra selección e invitarles a que vivan la experiencia por ellos mismos. Que la motivación de su viaje sea el alojamiento incluso más que el destino.

-Contadnos un poco vuestra experiencia. ¿Qué os llevó a crear Ruralka? ¿Qué necesidades veíais que cubríais?

Entre finales de los 90 y principios del siglo XXI hubo en España un verdadero “boom” del turismo rural. Nosotros éramos un poco más jóvenes que ahora (que seguimos siéndolo) y más viajeros también, lo que nos llevó en un viaje a esquiar a un establecimiento de estas características. Esa experiencia supuso mucho más que el viaje en sí; nos abrió una puerta a todo un mundo de posibilidades.

Pudimos visitar más hoteles e ir profundizando en la materia, descubriendo y conociendo de primera mano las inquietudes de los anfitriones, las bondades de sus productos, el cariño depositado en ofrecer un buen servicio, y también las problemáticas que tenían, sus limitaciones en lo que a promoción, comercialización y sobre todo en la profesionalización de sus servicios se trataba.

Nos dimos cuenta de que esa falta de profesionalización y el hecho de haberse embarcado a vivir un sueño sin valorar los proyectos de sus hoteles como negocios, sino como forma de vida, hacía muy difícil transmitir su mensaje y hacer partícipe al público de su existencia. Eran (y son) negocios familiares que requerían apoyo y ayuda externa para poder subsistir.

Todas esas causas, unido a la intención que teníamos de montar algo juntos nos hizo tomar la decisión de crear Ruralka.

Cuando decidimos montar una empresa, la primera decisión que tomamos fue si íbamos a ofrecer producto o servicio. Como nuestro capital era nulo, decidimos ofrecer servicios profesionales y como veníamos del mundo de la comunicación y el marketing, lo vimos claro: ofrecer servicios promocionales que ayuden a estos hoteles a posicionarse en el mercado.

El proyecto siempre ha sido ambicioso. Potenciar un sector que ni siquiera dispone de regulación propia ni de distinción en la oferta se antoja como una empresa complicada, pero para nosotros representa un reto cotidiano hacer de este área un sector propio, colaborar en su desarrollo y en sensibilizar al público para que lo disfrute.

Todo ello nos ha permitido crear una marca, una enseña de calidad y bajo ese paraguas establecer una filosofía  de negocio, en algunos casos de vida y empezar a incorporar hoteles con unas señas de identidad muy definidas, en las que primase una serie de valores homogéneos entre todos y así poder empezar a formar un grupo y obtener fuerza, en materia de promoción, comercialización, formación, imagen, tendencia y compras.

-¿Qué características ha de tener el hotel que está en Ruralka?

Todos los hoteles Ruralka (y aquellos que pretenden serlo) cumplen los mismos requisitos: encontrarse en un entorno rural o natural, una población o centro histórico, mantener una gestión familiar y no superar las 30 habitaciones (cabe destacar que la mayoría de los hoteles Ruralka no superan la decena de habitaciones). Estos son los parámetros excluyentes. Además, una vez cumplido lo anterior y antes de incorporarlos a nuestra selección los visitamos personalmente para conocer en detalle sus instalaciones y a sus propietarios. Cada hotel se evalúa a través de nuestra carta de calidad que recoge aspectos tangibles e intangibles. Aquellos que superan dicha evaluación son aptos para entrar a formar parte de Ruralka.

-¿Qué es la personalidad Ruralka? ¿En qué se diferencian vuestros hoteles de los demás?

Podríamos resumirlo en Experiencia y componente humano.

Nosotros conocemos personalmente todos los establecimientos afiliados, lo que nos permite afirmar que en Ruralka cada hotel es una experiencia.

En todos nuestros hoteles se cuida hasta el mínimo detalle y los anfitriones tratan de hacer lo más acogedora y cálida la estancia al huésped, a sabiendas de que van a sus casas buscando esa calidad y bienestar.

Cuando el huésped llega a un establecimiento Ruralka queremos que se encuentre lo bueno de una casa y lo mejor de un hotel, todo ello unido a un trato personalizado que haga de su estancia un momento inolvidable. Queremos que se relajen y que disfruten la experiencia.

-¿Cómo se ha notado la crisis en vuestro sector?

Desde comienzos del año pasado hemos observado claramente  un cambio en los hábitos de consumo de nuestro cliente final; no ha decrecido tanto el porcentaje de ocupación de los hoteles, sino la duración de las estancias en sí y el gasto o consumo en el propio hotel. Antes había más demanda de restaurante, spa o servicios adicionales y ahí es donde más se ha podido apreciar.

La parte positiva esta siendo el “trasvase” de clientes de grandes viajes internacionales a pequeñas escapadas más asequibles, viajes nacionales con condicionante cultural, gastronómico, etc.

Creemos que en época  de crisis hay que saber reinventarse para ofrecer productos renovados que mantengan vivo el interés del público.

-¿Ha cambiado la forma de reserva del cliente final, del turista? ¿Cómo?

¡Por supuesto! hasta hace relativamente poco, la relación con el cliente era exclusivamente unidireccional. Captabas su atención, lo llevabas hasta tu escaparate (la web, por ejemplo) y le ofrecías tu producto. Allí mismo se decidía el proceso de compra.

Hoy en día esa tendencia se ha invertido. El cliente se informa, busca y compara y sobre todo comenta, recomienda y se deja recomendar. Hay que ir a buscarle allí donde habla y se informa y ofrecerle un producto de calidad que no le ofrezca dudas. Si todo le satisface, puede que se convierta en prescriptor y esa recomendación no tendrá precio.

Además, en nuestro caso, los motores de reserva on-line e incluso las redes sociales han venido a facilitarnos los procesos de comercialización, a agilizar nuestros procesos y a transmitir rápida y verazmente nuestros mensajes.

-Vosotros habéis apostado firmemente por los medios sociales e Internet. ¿Por qué lo veis importante para vuestra empresa?

El mundo ha cambiado. Quien no quiera ver que los modelos tradicionales se han quedado o se van quedando obsoletos es que o está ciego o no quiere ver. Ya desde hace tiempo se viene hablando de la potencialidad de Internet como canal. Los hay que le da la espalda, por suerte una mínima minoría. En nuestro sector, la especialización y la formación en temas digitales son escasas o nulas, si bien poco a poco ese cambio de mentalidad está permitiendo que los hoteles vayan descubriendo las bondades de los motores de reservas on-line (con medios de pago incluidos) y de la web 2.0.

Nosotros somos una empresa joven y dinámica. Nuestra función es tratar de adelantarnos incluso a lo que viene, tratando de estar siempre en vanguardia. Las redes sociales no forman parte del futuro, sino del presente y obviamente, todo se desarrolla a gran velocidad. Tanta, que si no te subes al tren pronto, rápidamente te quedarás atrás y el camino por recorrer será enorme.

-¿Y para vuestros clientes?

Para nuestros hoteles los medios sociales son (o deberían ser) parte de su canal de comercialización y promoción y así se lo hacemos saber, pero en la mayoría de los casos, su poca infraestructura y sus escasos recursos no les permiten trabajarlos. Algunos consiguen empezar a desarrollar sus propias plataformas, pero la mayoría continúa con su día a día sin ser consciente del todo de lo que están dejando de hacer. Nuestra obligación es seguir haciéndoles conscientes de lo que hay y tratar de ofrecerles formación y servicios que les permitan subirse al tren.

En cuanto a los huéspedes, creemos en el diálogo con ellos. Queremos mostrarles un producto de calidad y que lo prueben, lo disfruten y lo recomienden y para ello tenemos primero que dejarles hablar, luego que escucharles y después ofrecerles lo que desean y demandan.

No queremos que Ruralka sea un ente frío, sino una filosofía, todo un movimiento que implique a quien se sienta identificado con nuestros valores y sepan transmitirlos.

-¿Qué estrategias de marketing seguís para posicionaros? ¿Cómo afecta el tipo de producto que gestionáis?

Actualmente estamos enfocando una gran parte de nuestros esfuerzos a desarrollar toda una estrategia que nos ayude a potenciar nuestra marca en Internet.

Queremos difundir más nuestra imagen de marca, que el público conozca nuestra selección de hoteles, que Ruralka goce de identidad propia.

Obviamente esta estrategia on-line no entra en disputa con el desarrollo de nuestro plan de marketing off-line, el cual seguimos ejecutando cotidianamente, con medios de comunicación, participación en ferias, creación y comercialización de producto propio (bonos, experiencias temáticas…), acuerdos con empresas, eventos, y un largo etcétera de acciones.

-Vosotros sois jóvenes y a la vista del resultado con una gran capacidad emprendedora, ¿cómo veis la emprendeduría en España y más concretamente el vuestro sector?

Vivimos tiempos complicados. El empleo es un bien escaso, si bien el autoempleo siempre ha sido una alternativa muy a tener en cuenta. En España tenemos gran capacidad para generar nuevas empresas y ofrecer nuevos servicios, lo cual genera empleo, aunque a veces es alarmante ver los datos del número de negocios que cada año quiebran.

Si cuando hablamos de sector hablamos de los hoteles con encanto, está lleno de emprendedores que han convertido un proyecto en un modo de vida y un trabajo a la vez. Vemos que las administraciones autonómicas y locales conceden ayudas que incentivan la proliferación de este tipo de establecimientos, lo cual valoramos positivamente.

-¿Qué valores pensáis que debe tener un emprendedor?

Pensamos que es necesario primero, tener claro que quieres emprender. Montar un negocio no es un juego. Emprender es un modo de vida, es muy duro y requiere sacrificio y tesón.

En cuanto a los valores, podemos enumerar muchos sin que ellos sean obligatorios para poder ser un buen emprendedor.

Por enumerar, diríamos que hay que tener capacidad de organización, ser responsable y asumir desde el principio que nadie garantiza el éxito por mucho que se trabaje.

El Emprendedor tiene que saber generar un negocio en función de una idea, con todo lo que ello conlleva. Se debe tener capacidad analítica, ser constante, comunicador, tener ilusión y optimismo, ser paciente, tener sentido común, saber administrar y si además tiene dotes comerciales, mejor. Ser humilde, saber escuchar, rodearse de buenos profesionales y tener ganas de aprender. Y sobre todo, querer disfrutar de desarrollar su propio proyecto.

-¿Creéis que hay un apoyo adecuado de la administración a los emprendedores?

Cuando nosotros emprendimos, lo hicimos por nosotros mismos. Era muy limitado el apoyo, por no decir nulo. Había poca comunicación por parte de las administraciones, las ayudas y demás resultaban poco claras y bastante inaccesibles, lo cual difiere con lo que se da hoy en día. Actualmente los emprendedores pueden disponer de asesoría concreta, ayudas accesibles e incluso ciclos formativos y orientativos como la Semana del emprendedor, viveros de empresa, etc.

Hoy hay mucha más información y promoción. A nosotros ese tren se nos pasó y valoramos muy positivamente todo lo que las administraciones puedan hacer para fomentar la emprendeduría, la cual supone un porcentaje altísimo en cuanto a la creación de empleo en España.

-¿Veis necesaria la innovación en vuestro sector? ¿En qué sentido?

El sector está en pañales desde nuestro punto de vista, por lo que si hablásemos de innovación estaríamos diciendo que el sector se ha estancado y empieza a retroceder.

Nosotros no hablamos tanto de innovar en el sector como de profesionalizarlo y transmitir un mensaje homogéneo, que al público le llegue con nitidez, que pueda distinguir la oferta que tiene ante sí y conozca en definitiva el sector.

Para poder ir quemando etapas es necesario seguir unos pasos, y nosotros somos conscientes de lo mucho que queda por hacer comenzando por la administración y siguiendo por los profesionales que operamos en este sector.

Pensamos que es más cuestión de profesionalización sin perder la identidad del trato personalizado y de coordinar esfuerzos para que el sector empiece a gozar de armonía y sea percibido como tal por el público, que sigue sin tener muy claro de qué va exactamente la oferta cuando hablamos del “turismo rural”.

-¿Qué planes tenéis para el futuro con Ruralka? ¿Pensáis en la internacionalización o en la diversificación a otros segmentos turísticos?

La verdad es que nos cuesta ver el techo a nuestra empresa. Seguimos trabajando diariamente en construir una estructura cada vez  más sólida, invertimos en tecnología, captamos talento, lo cual supone invertir en capital humano, y realizamos talleres que nos permiten tener otras perspectivas, de diversificar nuestro negocio.

Obviamente la internacionalización de la marca supone para nosotros un objetivo más primordial que el diversificar nuestro negocio, pese a que no perdemos la perspectiva y estamos siempre al corriente de cualquier novedad o tendencia que pueda surgir.

-¿Cómo esperáis la temporada turística? ¿Qué expectativas tenéis?

Nuestras expectativas de cara al verano son más que buenas. Nosotros siempre comentamos que tenemos un producto anti-crisis. El nicho de mercado en el que nos movemos y el perfil de establecimiento que pertenece a Ruralka son muy concretos. Por un lado tenemos el público objetivo habitual, al que en estos últimos tiempos se ha ido incorporando nuevos huéspedes, que han descubierto una manera distinta de vivir experiencias y sobre todo el trasvase que hemos detectado que ha surgido de viajeros de grandes viajes a escapadas de interior. Con nuestro trabajo cotidiano colaboramos a que cada vez el sector de los hoteles con encanto tenga una menor estacionalidad.

Cada año somos más conocidos, el sector se conoce más y el índice de reservas es mayor. Obviamente, habrá excepciones, pero en líneas generales las previsiones que tenemos son muy positivas.

-Para terminar, un libro, una película y un viaje imprescindibles

Como libro, “Una Dama en Juego”, de Carla Montero Manglano, Premio Círculo de Lectores de Novela 2009.

La película, no hay duda: “El Padrino” (Francis Ford Coppola – 1972). La familia es la familia J

En cuanto al viaje, pensamos que todos los viajes son especiales y resulta muy obvio recomendar ir a cualquiera de nuestros hoteles. Así que sin duda, el mejor viaje, ha sido el emprender juntos esta aventura J

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

2 comentarios 

  1. Pingback: Tweets that mention Entrevista a los fundadores de Ruralka | Tourism Revolution - Blog de turismo, socialmedia, marketing, estrategia y transformación. Una nueva visión del sector desde un total compromiso con él -- Topsy.com

  2. rafa 7 julio 2010 - 16:58

    Gracias a Juan y a los TRW por vuestra complicidad y por darnos la oportunidad de poder compartir nuestra experiencia en vuestros foros.
    Un abrazo
    Rafa y Chema

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar