Powered by

Marketing Hotelero

La reputación y la Web semántica

1 comentario

16 julio 2010 a las 6:28, por

He llegado a este artículo a partir de la lectura de unas magníficas reflexiones de Francesc Grau sobre reputación. Grau afirma que el modelo de reputación que estamos utilizando se basa fundamentalmente en el resultado de las búsquedas de keywords en buscadores, y que éstos ofrecen unos resultados muy sesgados y en los que no tienen en cuenta contextos, dimensión temporal de los datos, correcciones de evolución o credibilidad de las fuentes, vamos, que no están interpretados en un contexto de Web semántica.

Comienza Grau con una afirmación categórica sus reflexiones, “ahora mismo no estamos viviendo una percepción de reputación nada “natural”. Esta afirmación necesita, desde mi punto de vista, ser matizada. Aunque el término “natural” está entrecomillado, su poder de dar sentido a la frase es tan fuerte que necesita ser interpretado, y esa interpretación es demasiado subjetiva para que esa afirmación tenga valor. Entiendo que el autor se refiere a la idoneidad de identificar dentro de lo posible los conceptos de reputación online y reputación offline, es decir de aquella reputación que se genera por elementos puramente de la Red y de la generada por elementos de fuera de la Red.

Sinceramente tengo mis dudas de que esta afirmación, que al fin y al cabo es la base de toda la reflexión posterior, se sostenga. Por un lado es evidente que estamos hablando de dos entornos distintos, de dos “lugares” (malditas comillas) donde se genera reputación. La naturalidad de una reputación no la da el que fuentes, dinámicas o contextos en los que se generan esas dos reputaciones sean los mismos, sino que sean acordes con sus contextos. No se trata de que la reputación online se genere por elementos o trasladando dinámicas offline, sino que precisamente por ser online siga criterios online de generación de reputación.

Claro, el problema viene cuando esos criterios online se ponen también en tela de juicio. Para Grau la fuente fundamental es el buscador, con las limitaciones mencionadas, buscador que se utiliza o bien a través de la keyword principal o de una serie de palabras que tratan de evitar resultados no deseados y que pretenden afinar más la búsqueda. A eso añade una serie de entorno no controlados (comunidades, medios sociales, redes…).

Si partimos de un concepto de reputación más o menos laxa que la identifique con “Opinión o consideración en que se tiene a alguien o algo” (RAE), podemos deducir que la reputación se construye a partir de dos elementos, uno objetivo que son las acciones que realizamos y otro subjetivo que es la interpretación que hacen los que opinan de nosotros de esas acciones. El problema está en los canales que nos hacen llegar esas opiniones o esas acciones y que determinarán la interpretación de la reputación hacia un lado (positivo) u otro (negativo).

Es cierto, como dice Grau, que los buscadores pueden condicionar una reputación a través de unos resultados de búsqueda demasiado marcados por el propio buscador, e incluso que las prácticas SEO pueden resultar un elemento desestabilizador a una búsqueda no influida, pero el error está en pensar que la reputación no está influida en entornos offline y pretender ser como ella. La reputación offline está altamente “contaminada” de prejuicios, entornos en los que nos movemos y que nos influyen, cultura, conocimientos o intereses. No somos los seres humanos en modo alguno asépticos, sino que estamos altamente “contaminados” por miles de inputs que nos condicionan constantemente.

Los entornos online, y su reputación, no pueden ser de otro modo: están contaminados por sus propios entornos. Es verdad que esa contaminación es en cierto modo endógena, generada y soportada por un elemento puramente técnico que no forma parte del componente relacional del ser humano, pero incluso en este caso es necesario hacer algún matiz.

En el sector en el que nos movemos en este blog, el turístico, se observa ya una cierta madurez por parte de los usuarios a la hora de buscar contenidos sobre, por ejemplo, un hotel. Es cierto que los buscadores siguen siendo un elemento fundamental de búsqueda de información, pero cada vez más los usuarios acceden a sus páginas de consulta (Booking, Venere, Tripadvisor, Travbuddy…), aquellas en las que confían y que se han convertido en su principal informador. Son entornos, como bien dice Grau, no controlables, pero que sí pueden ser monitorizados, lo que supone un enorme cambio con la reputación offline, construida en muchos casos por opiniones que ni siquiera llega a nosotros.

La reputación, ya sea online u offline, está basada en acciones propias y en opiniones, como hemos dicho. Cada entorno tiene sus particularidades, pero ambas son reales, porque una reputación no es una representación de lo que somos, sino de lo que otros dicen que somos, y ese matiz es el realmente importante. La forma de construirse nuestra reputación online no es ni buena ni mala, es la que es (los procesos no son éticos, pueden serlo los resultados). Y el hecho de introducir elementos semánticos y contextuales no hará que los resultados sean más válidos, tal vez los hará distintos pero no más válidos.

Imagen: http://www.flickr.com/photos/36388711@N00/73632196/

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

También te puede interesar