Powered by

CRM para Hoteles

Vale, pero tengo una estadística que dice que sí

6 comentarios

12 julio 2010 a las 0:56, por

Las estadísticas son como las narices, todos tienen una. Estamos habituados a basar nuestras decisiones en estadísticas y a justificar nuestras acciones también en ellas. Tanto empresas como destinos tienen en las estadísticas un elemento fundamental de decisión. Y lo peor es cuando esa estadística se convierte en dato, porque entonces pierde su carácter relativo y se vuelve una herramienta de decisión unidireccional, sin matices.

¿Qué estadística elegimos para conocer el éxito o el fracaso de un destino? La que corrobore nuestras afirmaciones, sin duda. No se trata aquí de ver primero qué está pasando y analizarlo con las estadísticas y datos adecuados, sino que como he de justificar mis acciones o mis proyectos necesito utilizar las estadísticas que mejor me sirvan. ¿Los visitantes anuales? ¿Mensuales? ¿Trimestrales? ¿El gasto por turista? ¿El aumento de visitas de un segmento? No importa, lo realmente importante es que esa estadística y ese dato me sirvan para mejorar mi capacidad de justificación.

En el análisis de los destinos prima la subjetividad sobre criterios empíricos o científico/empresariales. Cada actor pretende adecuar el análisis a sus propios intereses por lo que los análisis y fotografías de esos destinos carecen del componente de verdad necesario para tomar las resoluciones adecuadas, y se siguen tomando las que interesan a los distintos actores más que al destino.

De este modo, destinos maduros, ya próximos a su decadencia, se autosatisfacen y autoengañan  considerándose destinos de éxito, cuando tienen en su propuesta de valor y en su gestión el inicio de una decadencia que si no se subsana será irreversible. Se encuentran en la cumbre de la curva sigmoidea sin capacidad de trasladarse a una nueva curva que les reposicione en un nuevo entorno de valor y con una propuesta más atractiva, innovadora y sostenible. Y eso a pesar de que el cliente ya se encuentra en la búsqueda de esa nueva propuesta y pretendiendo acceder a un tipo de valor que tal vez el destino no esté dispuesto a satisfacer, entre otras cosas porque tal vez ni conoce que exista esa petición.

La utilización de estadísticas ha de dar una radiografía completa de destino, poliédrica, compleja, de modo que el conocimiento del mismo sea lo más completo posible. No podemos centrarnos sólo en elementos puramente turísticos, porque hay otros más transversales que afectan igualmente al destino y que pueden resultar fundamentales a la hora de definir la oferta de valor.

Utilizar una visión segmentada del destino es cortoplacista, miope y con un alto riesgo de generar resultados sesgados y claramente inútiles para la gestión adecuada del destino y, si es necesario, del cambio que se ha de producir.

Imagen: http://www.flickr.com/photos/adriavalles/2143098341/

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

6 comentarios 

  1. Moisés Jorge Naranjo 12 julio 2010 - 9:09

    El último párrafo me suena muchísimo y lo tomo como propio porque no puede ser más certero ¡ Las estadísticas deben ser lo que son, herramientas de trabajo, pero nunca base de una decisión solida en la estrategia de destinos.

  2. Javier Megias Terol 12 julio 2010 - 9:18

    Hola Juan,

    Me ha gustado mucho, el tema de las estadísticas como forma elegante de enmascarar la verdad es algo contra lo que estoy en pie de guerra… :)

    (Hace algún tiempo hablaba del tema en “Números y Estadísticas no siempre representan la realidad)
    http://www.javiermegias.com/blog/2009/08/numeros-y-estadisticas-no-representan-la-realidad/

    Enhorabuena por la calidad de los contenidos de vuestro blog!!
    Javier

  3. Pingback: Tweets that mention Vale, pero tengo una estadística que dice que sí | Tourism Revolution - Blog de turismo, socialmedia, marketing, estrategia y transformación. Una nueva visión del sector desde un total compromiso con él -- Topsy.com

  4. Juan Sobejano 12 julio 2010 - 11:06

    Gracias, Moisés y Javier :)

    Creo que es algo que estamos sufriendo constantemente y afecta gravemente a nuestra capacidad de análisis, no sólo del sector turístico, sino también de otros campos.

    Yo estudié filosofía, y en el transcurso de la carrera ves cómo los autores de materias como sociología o filosofía de la ciencia tienen un rigor y un compromiso con la verdad realmente monacal. No podemos llegar a desarrollar proyectos y estrategias realmente valiosos sin este compromiso. De otro modo vamos a seguir viviendo de la inercia.

  5. Pingback: El valor y la manipulación de la información (1ª parte) | Tourism Revolution - Blog de turismo, socialmedia, marketing, estrategia y transformación. Una nueva visión del sector desde un total compromiso con él

  6. Pingback: El turismo, un sector voluntarista | Blog TRW - El Blog del Tourism Revolution Ecosystem

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar