Powered by

Revenue Management

Community Manager vs. Social Media Manager, por Manuel Jiménez

2 comentarios

27 septiembre 2010 a las 0:53, por

Hemos hablado otras veces de la necesidad de darle contenido al Community Manager (CM), de la ausencia de una clara definición del mismo  y de una cierta confusión en cuanto a quién ha de hacerse cargo de su gestión, sobre todo desde la perspectiva de los empresarios. El texto que hoy traemos creemos que es fundamental para dar un primer paso en la definición de funciones, objetivos y estrategias del CM.

Diferenciar lo que son las agrupaciones y organizaciones causales de las casuales es básico para saber distinguir al CM del Social Media Manager (SMM), gestor de entornos más abiertos y que en muchos casos se corresponde con lo que hemos estado llamando CM.

Manuel Jiménez da en el clavo al sentar las bases de la estrategia a seguir en dos entornos básicamente distintos pero que solemos confundir, en muchas ocasiones por una falta de perspectiva del grupo sobre el que queremos desarrollar la gestión.

Imagen: http://www.flickr.com/photos/joeshlabotnik/305410323/

Hace unos días, en un encuentro entre compañeros del Postgrado en Community Management al que fui invitado por Manuel Carrillo, defendía las diferentes labores de un Community Manager (CM) y un Social Media Manager (SMM).

Esta mañana descubro con horror que se ha vuelto a publicar un artículo en un medio tradicional que es incierto en su razonamiento de base, flojo en su defensa aunque correctítismo en cuanto al planteamiento de la visión de una profesión en auge.

Para enfocar la cuestión acudo a un planteamiento que me hizo Adolfo Plasencia hace muchos años, la diferencia sustancial entre grupos y organizaciones “causales” y “casuales”.

Grupos casuales pueden ser los que se forman en un autobús, en la cola de la caja de un supermercado, en una clase del colegio o en la sala de espera de un hospital. Todos tienen algo en común, comparten el espacio/tiempo para lograr un fin que, en muchas ocasiones, es el mismo. Pero carecen de una cohesión más allá de la mera coincidencia, dicha coincidencia es el medio, nunca el fin.

Estos grupos se reflejan en Internet en lo que conocemos como Redes Sociales, esto es, Facebook, Twitter, Linkedin, Tuenti, etc. Son libretas de contactos, acumuladores de nombres y apellidos que nos aportan el contacto CASUAL con otros individuos que comparten con nosotros tan solo el espacio y el tiempo (ambos perdiendo su alcance en Internet).

Por contra los grupos causales serían por ejemplo la asociación de usuarios de autobús, los clientes de un supermercado que tienen la tarjeta de fidelidad, el grupo de scouts del colegio o la asociación de enfermos de gripe. Todos tienen algo en común, una motivación, un propósito, se unen y crean vínculos que van mucho más allá de la merca coincidencia puntual. Porque dicha coincidencia es el fin, se juntan para juntar esfuerzos, valores, iniciativas, intereses o, simplemente, aficiones.

Estos grupos existen desde que Internet tiene ese nombre y se les han llamado de muchas formas dependiendo del formato que los agrupara. Desde los BBS a IRC, desde los newsgroups a los foros, todos han sido acumuladores de relaciones interpersonales con una CAUSA común.

Los primeros, los grupos casuales, no pasan de ser meros contactos situacionales, supérfluos y sin intereses personales comunes, ahora se les llama Redes Sociales. Los segundos, sin embargo, siempre han mantenido a las personas unidas por intereses, aficiones, trabajo u ocio, de una forma constante y recurrente, aportándose valor unos a otros y, por extensión, al resto de los participantes.

Estos segundos grupos CAUSALES se han llamado Comunidades, Communities of course, y aquí entra en juego mi razonamiento:

A social, religious, occupational, or other group sharing common characteristics or interestsand perceived or perceiving itself as distinct in some respect from the larger society within which it exists.

Obvia traducirlo, y si alguien no lo entiende que me lo diga y yo le explico la diferencia entre un grupo con intereses comunes y un grupo sin intereses comunes, entre un grupo que se distingue (o se percibe distinto a si mismo) y uno que simplemente pulsa un botón.

Son diferencias de sustancia, que marcan las relaciones personales, que las moldean y que hacen crecer al individuo mucho más allá de la propia persona.

Es por eso por lo que mantengo que los gestores de comunidades no tienen ni las mismas labores, ni las mismas capacidades, ni los mismos objetivos que los gestores de medios sociales.

Parece que decirlo en inglés camufla la realidad y es que no es lo mismo. No es lo mismo gestionar una comunidad de personas interesadas en un tema en común, totalmente unidas y con relaciones de opinión que traspasan las barreras del medio que las promociona que lanzar mensajes a grupos de interés y atención distraída, que han pulsado un botón como el “me gusta” o el “follow” porque les ha llamado la atención puntualmente un mensaje o han seguido la dinámica de sus “amigos”.

Por ello es imposible pedirle a una agencia tradicional de marketing que entienda las diferencias entre una comunidad y una red social (o que entienda qué es una comunidad a secas), que entienda la diferencia entre un Social Media Manager y un Community Manager (o que entienda las labores de cada uno), que entienda que a los individuos de una comunidad no se les puede hablar como a los individuos de una red social (o que entienda porqué están cada uno en cada sitio) y así ad infinitum.

Por ello vemos día a día (debo decir que con horror de nuevo) a agencias de marketing, o personas con background en marketing tradicional, comportarse y hablar en términos tan alejados de los objetivos que persiguen que asustan… Aunque eso será motivo de otro post.

Así que, siempre en mi opinión y sin ánimo de ofender más allá del sano debate, tanto quienes se hacen llamar Community Managers como los que buscan Community Managers para gestionar una cuenta de facebook o crear una campaña de publicidad en twitter están radicalmente equivocados en el concepto y están enterrando un concepto, el de las Comunidades Online, por simple ignorancia.

Y a la redactora del artículo, Miriam Prieto, tan solo decirle que los Community Managers, como tal, como gestores de comunidades, con ese nombre concreto, existen mucho antes de lo que indica en su artículo.

Quiero lanzar un último pensamiento: No podemos medir con el mismo rasero a quienes llevan años dedicándose a la gestión de comunidades privadas, comunidades ad hoc, osea… comunidades sin más, y a quienes recién descubren que en Internet hay personas, muchas personas y ven una oportunidad de negocio.

Ni tener muchos followers en twitter, ni tener muchos fans en la página de facebook, ni una red de 500 personas en Linkedin, ni estar en todos los saraos, ni dar clase en todos los masters, ni ser una agencia de marketing que intenta adaptarse, ni ser periodista… nada de lo anterior te acerca a comprender la labor de un Community Manager.

Termino citando a @elenabrz en un post inspirador y “de verdad” sobre Community Management y Social Media Marketing (éste no es sino una pataleta escrita) en el que dice:

Me fastidia escribir con tanta abstracción y conceptualidad porque temo sonar a teórica vendehumo, pero mientras siga quedando ganas seguiremos luchando por definir al community manager, no cambiarle la definición para tener que ‘venderlo’. Estamos solos en esta definición del CM, y hemos llegado tarde porque el daño ya está propagado de forma interesada, puede. ¿Nos quedaremos más solos como sigamos publicando estas cosas?… puede.

Disclaimer: Yo no soy nadie, tan solo soy una persona que ha vivido el nacimiento de las “so called” redes sociales al calor de la necesidad de virtualizar los patios de vecinos, las conexiones sociales de bajo nivel, fáciles, rápidas y sin compromiso. Algo diametralmente opuesto a las comunidades originales, en las que cada individuo era parte integrante de algo superior, se sentía parte necesaria y creaba uniones, son ámbitos, personas y mercados distintos. Soy alguien que está contemplando, ahora, como multitudes de periodistas, comunicadores, gente de marketing, vendedores o meros relaciones públicas, se apuntan al carro de gestionar comunidades sin saber de qué están hablando, creyendo que nadie saba nada porque ignoran la historia que hay antes de las “redes sociales”.

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

2 comentarios 

  1. Juan Carlos Sanjuan 27 septiembre 2010 - 12:09

    De esto mismo hice la conferencia ayer…

  2. Eduardo Area 16 diciembre 2010 - 13:42

    Últimamente se está hablando demasiado del trabajo y perfil que debe tener el Community Manager, pero ¿tenemos la suficiente experiencia para saberlo exactamente?. Tenemos que fijarnos en aquellas empresas que tienen experiencia, y analizar sus éxitos y fracasos, esa es “la suerte” cuando entramos tarde en las nuevas tecnologías.
    A continuación expongo una serie de acciones (por ello utilizo o abuso del infinitivo) que debe realizar un Community Manager, pero lógicamente cada empresa tiene sus necesidades o sus planes estratégicos, e incluso puedo decir que alguna empresa no le interese estar en las Redes Sociales.http://eduardoarea.blogspot.com/2010/12/demasiado-trabajo-para-la-figura-del.html
    Un saludo
    Eduardo Area
    Twitter: Eduarea
    Facebook: areasacristan

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar