Powered by

Marketing Hotelero

Internet ha muerto. ¡¡Viva Internet!!

2 comentarios

2 septiembre 2010 a las 0:30, por

Ha sido la serpiente del verano en materia de medios sociales. Bueno, la culebra, porque en estos entornos cada semana aparece algo nuevo. Nos referimos a la predicción que ha hecho Chris Anderson, editor de Wired, sobre la muerte de Internet. En este enlace tienen un resumen de la reflexión y algunas reacciones al respecto.

El caso es que según Anderson Internet ha dejado de ser el entorno de relaciones y de presencia para pasar a ser una especie de repositorio desde el que nacen y se nutren una serie de apps que son los verdaderos interfaces que utilizan los usuarios para relacionarse con la Red. Esto hace que exista una compartimentación de presencia con los usuarios dividiéndose entre aquellas aplicaciones que les son más atractivas, cómodas o interesantes, afectando en ocasiones su capacidad de relación por las características de la aplicación utilizada. Un ejemplo muy claro lo tenemos con Foursquare y Gowalla. Básicamente sirven para lo mismo, son aplicaciones de geolocalización con capacidad para agrupar usuarios y transmitir información instantánea entre ellos, pero si utilizas Foursquare no pueden enviar fotos, y si usas Gowalla sí, lo que sin duda altera tu capacidad de comunicación y de relación.

Los usuarios por tanto, según Anderson, se relacionan con Internet a través de aplicaciones, con características propias e individuales, como decimos, lo que también afecta al acceso a la información, como hemos visto en el sencillo caso de Foursquare y Gowalla, pero que también afecta a otras herramientas y otros entornos. Porque desde mi punto de vista hay dos elementos clave en todo este posible movimiento: el tiempo y las empresas, sobre todo las de comunicación.

Es cierto que uno de los principios fundamentales de Internet es el de la abundancia. Hay infinitos recursos, sobre todo de contenidos, información y aplicaciones, a los que se pueden acceder en la Red, pero se ha creado una nueva escasez, la del tiempo. No tenemos todo el tiempo que quisiéramos para estar en todos los entornos que nos gustaría o manejar todas las apps que deseamos, por lo que debemos seleccionar. Esta necesidad de selección produce ansiedad en los usuarios, ansiedad que mitigan con la existencia de brokers, intermediarios del conocimiento que filtran los contenidos y, por qué no, las aplicaciones para que los usuarios tenga mayor facilidad de elección.

El problema es que la selección no siempre es la mejor, no siempre se selecciona la mejor información o las mejores aplicaciones. Siempre existe un sesgo que deberíamos tener en cuenta (cultural, político, tecnológico) pero que raramente lo hacemos.

El segundo factor a tener en cuenta es el de las empresas. Como es lógico cualquier espacio de relación es un espacio de lucha de poder, de pelea por su control. Internet no deja de ser un entorno más o menos amplio, más o menos complejo en el que los usuarios se relacionan. Las empresas han visto como se han encontrado con un entorno que por una vez no eran capaces de dominar ni de controlar. El poder ha pasado al usuario. El ejemplo más claro lo tenemos en el marketing.

De pronto el mensaje ha dejado de pertenecer a la empresa y ha sido creado, manipulado y transmitido por los usuarios. Pero si las empresas no pueden controlar los contenidos sí pueden controlar el acceso a ellos o la forma de hacerlo. Recientemente Telefónica ha lanzado el globo sonda de que tal vez minimice su servicio de tarifa plana por uno en el que los que más gasten (los que más accedan y bajen contenidos) más pagarán. Se crea así una división entre contenidos free y contenidos Premium. Esto ya lo hacen varios medios de comunicación, como El Mundo, que ha creado su plataforma ORBYT para acceder a determinados contenidos supuestamente más “valiosos” pero al mismo tiempo controlados por la empresa.

Todo esto supone ya una tendencia de cambio en la forma de entender la Red. ¿En qué tipo de aplicaciones deberán tener presencia los destinos y las empresas turísticas? ¿Qué tipo de contenidos han de crear para ser relevantes? ¿Les interesa crear contenidos Premium tal vez más minoritarios pero mejor direccionados a los prescriptores y brokers? ¿Deberán crear ellos sus propias aplicaciones? ¿Si es así qué contenidos, dinamización, promoción y valor de relevancia han de tener?

Indudablemente un entorno que pretende ser utilizado como escenario de marketing ha de tener una cierta estabilidad y ofrecer una cierta capacidad de predicción. Estar en entornos inestables impide utilizar estadísticas, ajustar acciones a previsiones y desarrollar estrategias bajo una mínima proyección. El control de los accesos a la información busca fundamentalmente un beneficio económico en primera instancia, pero también un acceso a nuevas dinámicas en las que las empresas tengan más poder, más control y más capacidad de previsión.

No sé si Internet ha muerto o va a morir, lo que está claro es que evoluciona y los distintos actores van cogiendo posiciones ante los cambios que constantemente se producen.

Imagen: http://www.flickr.com/photos/stianeikeland/3696386615/

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

2 comentarios 

  1. Pingback: La burbuja de las Apps | Blog TRW - El Blog del Tourism Revolution Ecosystem

  2. Pingback: ¿La Burbuja de las Aplicaciones? « Turismo Geek

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar