Powered by

Management

¿Por qué llamarlo fracaso?

10 comentarios

15 octubre 2010 a las 2:05, por

No me gusta como suena emprendedor fracasado, parece como si se hablara de alguien derrotado, sin ilusión, que lo ha perdido todo. Alguien a quien si fueras inversor no le darías jamás tu dinero.

En España a los emprendedores que han fracasado, les resulta difícil conseguir inversiones o subvenciones para nuevos proyectos. Sin embargo, otras culturas, como la anglosajona, entienden el fracaso como algo normal, que te da experiencia y te ayuda a mejorar .

De hecho, la cultura japonesa considera que el fracaso es parte indispensable del éxito, y como tal lo trata: en esta cultura un emprendedor que triunfa en su primera aventura es tachado casi de advenedizo, y su éxito atribuido a la suerte.

Se habla mucho del éxito, y se suele obviar el fracaso, la mayoría de los historiales de los empresarios de éxito contienen algún fracaso, sin ellos no hubiera sido posible alcanzar la gloria.

Thomas A. Edison fracasó en 10.000 experimentos antes de dar con el filamento ideal para su bombilla incandescente. Incluso Google, ha lanzado aplicaciones y proyectos que ha tenido que cerrar por su escaso interés, como Jaiku, una herramienta parecida a Twitter.

Edison prefería decir: “No he fracasado, he encontrado 10.000 formas de generar electricidad que no funcionan”.

Entonces, ¿por qué se habla de fracaso?

Sería mejor analizar cuáles han sido las razones que han llevado a ese “fracaso”, para así buscar las soluciones.

Tanto éxitos como fracasos suceden por las acciones que hacemos o dejamos de hacer, no es sólo una cuestión de suerte.

En el caso de los fracasos, es muy común que se originen por errores: errores en el plan de negocio, en la administración, en el marketing o en el mercado elegido, errores en el modelo de negocio, en la planificación ,en los productos, en la calidad, en los procesos, errores que en la mayoría de los casos podían haber sido detectados y corregidos a tiempo si hubiese habido un mayor conocimiento al respecto.

Para evitar fracasos hay que prevenir situaciones de riesgo, y sólo podremos prevenirlos en la medida en que seamos capaces de vislumbrar lo que pueda suceder.

La competencia en el mundo actual trae al tablero nuevos jugadores, nuevos retos y nuevas reglas, en donde contar con conocimiento, redes e información se convierte en una ventaja que puede marcar la diferencia.

Los programas de Emprendeduría y de aceleración de StartUps tienen el reto y el deber de gestionar este fracaso y reducir el estigma social asociado al fracaso.

Se deben desarrollar herramientas de rehabilitación para el reemprendimiento, diseñar mecanismos para reintegrar al mercado a los emprendedores fallidos y realizar Campañas de sensibilización sobre el valor de la experiencia como motor de aprendizaje.

“El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia”.

Henry Ford

El emprendedor experimentado y no fracasado, tiene necesidades distintas, debe desarrollar las capacidades que le faltan para llegar a tener éxito.

De todas ellas, las más importantes serán las que tengan que ver con las Habilidades y sobre todo con las Actitudes. Para adquirirlas se necesita experiencia que les ayude a solucionar con éxito los problemas que se vayan planteando.

En un entorno empresarial innovador, se da por hecho que los procesos de prueba y error mejoran los procesos utilizados y que no tiene sentido buscar la innovación castigando a quien fracasa.

Esta misma filosofía es seguida por grupos de inversores de capital riesgo que invierten en organizaciones con altos niveles de riesgo. La gran mayoría de ellas fracasan, pero aquellas que funcionan bien en el mercado permiten generar grandes beneficios que superan con creces las pérdidas de las organizaciones que fracasan.

Así como el propio método científico contiene elementos de ensayo y error en sus hipótesis de formulación y prueba. Las incubadoras o programas de apoyo a emprendedores, marcarán la diferencia entre aquellas que den la formación necesaria para montar un negocio, ayuden a prepararlo, a buscar inversores y lanzarlo al mercado, y aquellos que además de hacer todo eso, desarrollen las herramientas que permitan a los emprendedores probar una y otra vez, en el mercado real sus servicios o productos.

“Si no te equivocas de vez en cuando, quiere decir que no estás aprovechando todas tus oportunidades”

Woddy Allen

Imagen: http://www.flickr.com/photos/heartindustry/3148764600/

10 comentarios 

  1. Paula Martínez 15 octubre 2010 - 9:27

    Me ha encantado Yolanda, enhorabuena.
    =)

  2. Silvia Guitian 15 octubre 2010 - 13:10

    precioso, me he dejado de sentir fracasada en un monton de cosas. besos

  3. José Carlos Maguiña 15 octubre 2010 - 15:05

    .

    Hola Yolanda.

    El fracaso no existe. Es una trampa mental.

    Me explico: Te imaginas a un guepardo cuando se le escapa la gacela? Pensará y se repetirá hasta que se pone TOC “He fracasado, he fracasado, por qué, por qué” NO. NO PIENSA ASÍ, NI REMOTAMENTE. Pensar/sentir en términos de fracaso es absolutamente homínido/bípedo/superior.

    Simplemente es como lo dices al final de tu artículo: Prueba y error, como la vida misma; o Francisco Varela decía: “Autopoiesis” cíclica.

    Y entonces qué propongo?

    Te invito a leer este artículo de un amigo mío sobre el fracaso (no, no es la panacea) http://is.gd/g39G0

    Y luego también te invito a leer mi respuesta (a ese artículo) en lenguaje sumamente sencillo (como me entiendo) pero cuyo sustrato es evolutivo, psicobiológico y está inextricablemente ligado a nuestro mejor/peor socio, ya sabes a quién me refiero. http://is.gd/g3af7

    Atte.

    José Carlos Maguiña.
    http://www.therevolutionbrain.com

    .

  4. Angeles 15 octubre 2010 - 22:30

    Yoly, me ha gustado mucho…felicidades preciosa por valorar que las cosas u hechos a veces no salen bien, todo es mejorable o de vuelta a iniciar, pero todo es un aprendizaje…y es aplicable a todos los terrenos…Mi enhorabuena, porque a nuestra sociedad sólo se le ha educado para Valorar a los ya consagrados y el sentimiento de la perfección. Ánimo,.Besotes enormes

  5. Stef 15 octubre 2010 - 23:25

    “Mistakes……call them unexpected learning experiences”. Richard Bach

    Podemos adaptarlo para la ocasión:

    “Fracasos… llámense experiencias de aprendizaje inesperadas”

    ;)

  6. Yolanda Ramal 18 octubre 2010 - 16:58

    Hola,

    Gracias a tod@s por los comentarios!!!

    Stef, me apunto tu cita!!

    Jose Carlos, pinta bien la “revolución del cerebro”, no he podido leerlo pero te aseguró que lo haré. En cuanto a lo que comentas, también creo que el fracaso es una concepción que sólo existe en los humanos y además es totalmente relativo, lo que para ti es un fracaso puede ser un gran paso para mi, yo lo enfoqué al mundo de la emprendeduría porque es el campo donde trabajo, pero se puede aplicar a cualquier faceta de nuestra vida.
    Ayer mismo en el pais semanal había un artículo sobre éxito y fracaso, aquí tienes un enlace a otro artículo que habla sobre el tabú del fracaso:
    http://revista.consumer.es/web/es/19980901/interiormente/32102.php

    Me quedo también con esta frase: “El fracaso es sólo un paso más, nunca el final”

    saludos
    Yolanda

  7. Yolanda Ramal 19 octubre 2010 - 10:09

    Me acaban de mandar un vídeo fantástico sobre el fracaso, es motivador, aquí va:

    http://www.youtube.com/watch?v=9Z2HjgzN7oc

    saludos
    Yolanda

  8. Pingback: Entrevista a Jordi Estalella | Blog TRW - El Blog del Tourism Revolution Ecosystem

  9. félix tobajas 10 noviembre 2010 - 11:41

    Yoly, enhorabuena por TU artículo, sobre todo por el entusiasmo que rezuma, y cuya falta sí que representa el peor de los fracasos.
    saludos
    félix

  10. Pingback: Manifiesto contra la perfección, por Estratega | Blog TRW - El Blog del Tourism Revolution Ecosystem

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar