Powered by

Móvil & Web Hotel

El alberguismo. ¿Tendencia de futuro?

1 comentario

10 noviembre 2010 a las 1:58, por

Acaba de publicar el Instituto de Empresa IE un estudio sobre el alberguismo en España titulado El Movimiento Alberguista: el Placer de Compartir. Estudio Comparado de la legislación vigente en materia de Albergues en España y recomendaciones para la Comunidad de Madrid. El estudio resulta interesante por varias razones. En primer lugar porque saca a la luz una tendencia y un segmento no siempre lo suficientemente visible en las estrategias y propuestas de los destinos. Sorprende descubrir que el movimiento alberguista mueve al año más de 8 millones de viajeros a sus albergues y alojamientos.

Por lo general este tipo de turismo pertenece al llamado turismo social enfocado a los jóvenes, con viajeros entre 18 y 30 años. Supone para muchos la única forma de viajar que tienen.

Pero si hay algo que llama la atención es la tipología del alberguista. Joven, como ya hemos dicho, de unos 18 a 30 años, del llamado turismo mochilero. Aparentemente un turismo poco interesante porque suele utilizar transportes y alojamientos low cost y su gasto es mucho menor que el de otro tipo de turismo. Hay sin embargo una serie de atributos en el perfil del alberguista que lo hace muy interesante.

Como dice el estudio el alberguista suele profundizar mucho en el destino, sobre todo desde un enfoque cultural. Estos elementos llevan pensar que el alberguista desarrolla el viaje en esencia, alejado de elementos ajenos a la experiencia viajera. Vaya por delante que todos los viajeros y/o turistas son absolutamente defendibles y representan distintas formas de viajar. Sin embargo, desde un punto de vista sociológico tal vez el alberguista sea el que mantiene la esencia del viaje.

Para empezar él no vive el espacio que hay entre su origen y su destino como un obstáculo que hay que salvar. Para el alberguista ese espacio forma parte de la experiencia, tal vez porque no le queda más remedio y no dispone de más medios económicos para acceder a otro transporte, o tal vez porque de verdad cree que ese espacio y ese tiempo le proveerán de sensaciones únicas y experiencias valiosas.

Pero es que después, en el destino, también vive la experiencia de manera diferente, profundizando en él, saliendo de los circuitos turísticos para empaparse de la ciudad. Difícilmente vamos a ver a un alberguista en un destino puramente turístico. O tal vez sí y sea su motivación completamente distinta. El caso es que los momentos de experiencia del alberguista en el destino están desprovistos de elementos ajenos, de artificios añadidos por el marketing turístico. El alberguista difícilmente será fidelizado, porque la esencia de su viaje está en el descubrimiento constante, en el desconocimiento previo.

El alberguista no tiene preeminencia moral sobre ninguna otra forma de viajar, pero sí puede que tenga una cierta preeminencia de autenticidad. Sólo él es capaz de vivir desde el primer minuto hasta el último una experiencia viajera total. Como siempre digo, toda generalización o maximización es injusta y, por definición, errónea, pero hemos de acercarnos a los fenómenos que analizamos desde cierta visión del mismo.

El alberguirmo es, como dice el estudio, un modelo de viaje fuertemente implantado y con mucho futuro. De los destinos depende tener la capacidad de saber integrarlos en su oferta.

Imagen: http://www.flickr.com/photos/toprural/2417598195/

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

1 comentario 

  1. Pingback: Tweets that mention El alberguismo. ¿Tendencia de futuro? | Blog TRW - El Blog del Tourism Revolution Ecosystem -- Topsy.com

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar