Powered by

Móvil & Web Hotel

La microinnovación. El ejemplo del biblioburro

4 comentarios

21 diciembre 2010 a las 2:15, por

Lo sé, cuando cojo un tema me pongo un poco pesado y, como se dice ahora, cansino. Pero es que esto de la microinnovación es un tema apasionante y que da mucho juego. Ya hemos hablado de ella de una u otra manera  cuando compartimos mi píldora de nuestra última convención, cuando comentamos un artículo de Stefan Lindegaard o cuando tratábamos de describir el valor real que puede tener la microinnovación para las empresas. Pero como solemos ser más incrédulos que San Pedro vamos a mostrar hoy un ejemplo absolutamente mágico de microinnovación.

No sé si conocen el caso del biblioburro. Yo no lo conocía hasta que Amalio Rey (uno de mis gurús personales) me lo presentó en uno de sus artículos. Pero mejor que vean este breve video primero y luego seguimos conversando.

El biblioburro es una idea de Luis Soriano Borges, un auténtico experto en estrategia, innovación y planificación que debería ser ponente en todas las escuelas de negocio del mundo. Resulta fascinante analizar el proyecto de Borges.

Encontrar una necesidad. Es un magnífico primer paso para el éxito. Hay niños que no tienen la posibilidad de acceder a la lectura, a los libros. Es una necesidad de primer orden, básica, demandada. Supone encauzar el proceso de microinnovación hacia ese objetivo: dotar de libros y lectura a un grupo de niños.

Localizar el nicho. No valen todos los niños, sólo los que están más alejados de la carretera, porque son los que tienen menos contacto con el mundo. Supone encontrar la verdadera necesidad allí donde se encuentra. Aunque eso implique dificultades, transitar por caminos menos cómodos o requiera una mayor perseverancia.

Montar una estrategia. Ver las necesidades, los objetivos, los recursos y las posibilidades de éxito. A partir de ahí está claro, lo mejor es un burro. Y montar un plan del que no se esperan resultados sino a largo plazo. El objetivo es el fin del camino, pero éste es largo y se sabe que lo es. No es apropiado tratar de acortar plazos, aunque se consigan impactos y resultados a corto plazo.

Pensar diferente. Es crucial, salirse de las normas o al menos de los caminos ya trillados y transitados. Innovar, enfocar los problemas desde otras perspectivas y no tratar de encontrar nuevas soluciones sin cambiar. “Si siempre haces lo mismo el resultado será siempre el mismo” dice un viejo adagio. Pues eso, que debemos ser capaces de salir de nuestra zona de confort, de nuestros modelos de pensamiento tradicionales y ofrecer nuevos resultados desde un nuevo enfoque.

Pasión. No hay proyecto que triunfe sin pasión, sin el convencimiento total en él. No basta con tener todo lo que hemos comentado antes. Más allá de las acciones, estrategias o gestiones que el día a día nos lleva a desarrollar está el sueño, la búsqueda de ese plus que mantiene lo que parece moribundo muy vivo.

Lo que hace Luis Soriano Borges es aunar todos esos elementos y crear algo nuevo, un proyecto innovador, microinnovador por su aparente sencillez, cercanía y entorno. Un proyecto absolutamente enfocado al “mercado”, el de los chicos a los que lleva libros y perfectamente aceptado por ese “mercado”. Pero al mismo tiempo profundamente transformador por todo lo que implica y, sobre todo, por todo lo que enseña. Un video y un caso que debería ser visualizado, como digo, en todas las escuelas de negocio del mundo.

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

4 comentarios 

  1. Pepper 21 diciembre 2010 - 10:17

    Es una pasada, lo he contado en Twitter mil veces, me parece una iniciativa taaaaaan bonita y admirable, y claro, yo con el tema burritos estoy mas sensibilizada, jeje!
    Rebuznitos!

  2. Juan Sobejano 21 diciembre 2010 - 10:53

    Muchas gracias, Pepper. A mi también me pareció absolutamente mágico, casi parece sacado de un libro de García Marquez :)

  3. Pingback: Tweets that mention La microinnovación. El ejemplo del biblioburro | Blog TRW - El Blog del Tourism Revolution Ecosystem -- Topsy.com

  4. David Camps 1 enero 2011 - 22:54

    Hola Juan,

    No conocía el caso, es remarcable la iniciativa.

    Gracias por compartirlo,

    David Camps

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar