Powered by

Marketing Hotelero

Redes: valor vs utilidad, en RocaSalvatella

1 comentario

9 marzo 2011 a las 5:00, por

aquiestuveayer.com. Photobucket

Durante el año pasado, muchos afirmaron que se produjo el boom de las redes sociales y de lo que popularmente se denomina web 2.0. Sin embargo, hubo un efecto colateral que llevó a otros a empezar a hablar de la burbuja de la redes sociales.

Nosotros hace tiempo que compartimos esa opinión de la burbuja y que, esa misma burbuja será la que diferencie a los que realmente aplican un marketing relacional a traves del Social Media y, a los que se han sumado al tren de internet tarde y mal.

Descubrimos que la semana pasada, en RocaSalvatella se publicó un artículo sobre las redes y su verdadero valor, firmado por Jose Comerma. Describe a la perfección la historia de las empresas de internet durante la burbuja de 2000 y cómo, se va asemejando cada vez más a lo que hoy vivimos. Pasamos a reproducirlo íntegramente:

En el año 2000 en pleno auge de las “Nuevas tecnologías” todos soñábamos con tener una idea. “LA IDEA”; esa que nos permitiría crear nuestro negocio en internet, cambiar a los jefes por socios y, con un poco de suerte, vender caro para lograr un merecidísimo retiro… ¡Las webs eran fantásticas!

En esos años surgieron cientos, miles o puede que millardos de empresas (yo nunca las conté) ancladas en las nuevas tecnologías. Y tenía sentido, porque la afluencia del público hacia el soporte online (y la penetración de internet en los hogares) hacía pensar que había mercado para todos.

Pero el choque entre la necesidad de recuperar inversiones de start-ups por parte de los grupos inversionistas; la subestimación de costes de explotación por parte de los emprendedores; y la predisposición hacia la gratuidad de servicio entre los usuarios, frenaron el despegue de la llamada Nueva Economía.

Hoy en día, empresas (que también fueron ideas) que cuentan con menos de 10 años de antigüedad se están cotizando por un valor muchísimo más elevado del que nunca hubiéramos soñado. Y todas ellas son redes sociales, la versión moderna de nuestras ideas:

  • Facebook, 60.000 millones de $
  • Twitter, 10.000 millones de $
  • Foursquare, 250 millones de $
  • Linkedin, 3.000 millones de $
  • Groupon, 15.000 millones de $ (algunos estudios apuntan que es la empresa con mayor crecimiento en valor de la historia)

Determinar si los valores son acertados o no lo son no es el objetivo de este post. El mercado y el tiempo se encargarán de ponerlo todo en su lugar. Habrá ganadores y habrá vencidos, como en las películas.

Objetivamente, las cifras son elevadas. Pero una cosa es hablar en términos de valor y otra es hablar de utilidad y conviene separarlas. Estas plataformas nos acercan a los nuestros (sean amigos, conocidos o saludados) que en esencia son puntos y nexos dentro de nuestra red social.

Estos espacios tienen utilidad, y permiten que nos enteremos de noticias que ocurren dos calles más allá pero que, por falta de tiempo, no nos explicamos en persona. Además nos acercan a algunas marcas, nos facilitan el acceso a productos, nos aproximan a nuestros ídolos, y… ¡hasta nos facilitan cables!

Podríamos seguir haciendo apología de las redes sociales durante horas, hasta que llegue el Nasdaq de la mano de otros mercados financieros (como sucedió alrededor de marzo del año 2000) y nos digan que no, que estamos equivocados y que en realidad no valen lo que valen porque no valen “para nada”. Y podríamos llegar a creerlo, aunque fuera remotamente.

Si llegara a suceder, sería como tropezar de nuevo con la misma piedra, pero habría un “learning” para el mercado: Valor y utilidad no deben ir de la mano.

De momento tenemos a los mercados financieros despistados con el desbarajuste intervencionista y la crisis bancaria. Pero la entrada de grandes grupos inversionistas, junto con unos titulares de prensa centrados en números seguidos de “$” amenazan con poner el punto de mira sobre las redes sociales.

Disfrutemos de las redes sociales online mientras los mercados consideran que “lo valen”. Nosotros creemos que, por su utilidad, lo merecen.

Valgan lo que finalmente valgan las redes sociales que hoy copan todos los titulares, ya hemos compartido nuestra opinión sobre la repercusión de la Red en el desarrollo del Turismo Líquido. Es el momento de utilizar la Red como ventaja competitiva y aportar valor a nuestros clientes, no como excusa para aumentar la facturación a corto plazo.

1 comentario 

  1. Pingback: Historias de start-ups | Blog TRW

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar