Powered by

Marketing Hotelero

Terror en el Supermercado

1 comentario

4 marzo 2011 a las 0:48, por

El Pelos Briseño. Flickr.

Tengo un sueño recurrente que quiero contarles:“Entro en un supermercado y me encuentro con un caos absoluto: miles de carteles luminosos y flechas que conducen como invitando e indicando el camino a las estanterías en las que están las marcas más poderosas del mercado, y alrededor de éstas, millones de productos no identificables apilados unos sobre otros y apartados en ubicaciones de difícil acceso.

Identifico sin embargo en este desastre promocional una serie de productos que a priori me parecen interesantes y competitivos en precio, y de aparente calidad aunque las marcas no me son conocidas y en algunos casos están borrosas.

Me giro y cojo una cesta de la compra que aparece justo a mi derecha y que parece querer decirme que la llene de productos. Cojo un poco de todo, ya que me encuentro un tanto aturdida ante la situación en la que me encuentro. Algunos de los productos no cuentan con la información que necesito o espero encontrar, otros ni siquiera tienen etiqueta, y los hay que poseen precios desorbitados para la calidad que aparentan. Insegura y algo contrariada, llego a la caja, y no reconozco a la cajera de siempre ni alguno de los medios de pago que aparecen como aceptables.

Cuando comienza a pasar los productos por el lector de códigos de barras, algunos dan error una y otra vez y al final he de desechar algunos que me interesaban mucho porque es imposible comprarlos.  Y para terminar de convertirse en pesadilla este extraño sueño, a la hora de pagar, la cajera cobra determinados productos con mi tarjeta de siempre pero me dice que otros requieren pago en efectivo, y algunos pago con un tipo de tarjeta que por más que busco no tengo en mi cartera.

Enfadada y angustiada por mi costosa e infructuosa travesía por el supermercado, salgo, me adentro en la puerta giratoria y vuelvo a entrar como una autómata.  Eso sí, esta vez sólo cojo los productos que sé que están accesibles, me dan la información que necesito de forma sencilla y me facilitan su compra, y pienso: para qué pensar por mi misma cuando ya me indican claramente las mejores opciones…

Me despierto angustiada y pienso: ¡Yo quiero elegir libremente!. ¡Marcas, dadme la oportunidad de hacerlo!”

Lejos de querer mostrar que sólo las grandes marcas pueden llegar, atraer y fidelizar al cliente, lo que quiero explicar con esta historia ensoñada es que la promoción ha de ser la piedra filosofal de todo producto, servicio o marca. Y no sólo en un supermercado, sino en cualquier mercado, y más en el masificado mercado turístico.

La información que damos, cómo la damos, el acceso al propio producto y a datos que el cliente puede querer conocer, los medios que ofrecemos para que el cliente compre…¡TODO LO QUE CONVIERTE NUESTRO PRODUCTO EN UNA OPCIÓN INTELIGENTE DE COMPRA! forma parte de la estrategia de promoción que debemos seguir para que nuestra marca no sea un desecho en un mercado intensamente competitivo.

Si en el articulo anterior veiamos la importancia del qué y el a quién en las estrategias de promoción hoy, a través de este sueño, vemos también la importancia del por qué y del cómo entendiendo a la promoción como la clave para que ese cliente que ya está ante nosotros, justo delante de nuestro producto en la estanteria, o en la puerta de nuestro establecimiento, o navegando por nuestra pagina web… nos elija, nos compre y nos haga ser felices y comer perdices.

1 comentario 

  1. Pingback: La estrategia de la Comunicación | Blog TRW - El Blog del Tourism Revolution Ecosystem

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar