Powered by

Management

Las 6 etapas de financiación de modelos de negocio y emprendedores

11 comentarios

6 abril 2011 a las 6:00, por

moneda y billete estadounidense

Jennuine Captures. Flickr

Continuando con la serie de post relacionados con financiación de emprendedores me propongo presentarles una posible hoja de ruta de financiación, similar a algunas que se han desarrollado y que creo que son útiles para entender cuales son los instrumentos más adaptados según el grado de madurez de las empresas.

La evolución “desde la idea al mercado” de proyectos promedio de un emprendedor, pasa por diferentes etapas de madurez que es necesario entender a la hora de escoger las herramientas existentes de apoyo. Cada etapa tiene unas necesidades diferentes y es por esto que existen, por tanto, instrumentos específicos de financiación adaptados tanto a las cuantías promedio requeridas como a las características de la etapa en la que se encuentran.

De forma muy genérica, y sin ánimo de ser excesivamente rigurosos,  las etapas de maduración de una empresa de este tipo podrían describirse como:

Etapa 1: (0 – 15.000 €) A partir de una idea novedosa, o de resultados de investigación y tras un proceso de desarrollo, parte la idea de la creación empresarial. En esta etapa el futuro emprendedor requiere de asesoramiento (agentes públicos y semiprivados de asesoramiento), colaboración, metodología (como por ejemplo la de Lean Startup, explicada en un post anterior) y financiación para desarrollar las primeras pruebas de concepto del producto o servicio. En esta etapa el emprendedor tiene que contar con un plan de negocio sólido. Los instrumentos más adecuados a recomendar al emprendedor serían: ayudas públicas a fondo perdido, 3F (family, friends & fools), microcréditos sociales, así como las nuevas estructuras de aceleración de modelos de negocio.

Etapa 2: (30.000 – 50.000 €) Se desarrolla el prototipo y se consolida el modelo de negocio descrito en el Plan de Empresa. En esta etapa se espera que se empiecen a producir las primeras ventas, aunque sea nivel de pruebas de concepto. Típicamente en esta etapa la empresa puede alojarse en incubadoras empresariales.  En cuanto a los instrumentos de financiación más adecuados, está el capital semilla pero también es una buena etapa para acercarse a Business Angels, y tratar de apalancarse con algo de financiación bancaria con microcréditos comerciales.

Etapa 3: (100.000 – 200.000 €) A la empresa se le supone una cierta madurez, si estaba alojada en una incubadora es el momento en que le toca salir al mercado. Las necesidades típicas en esta etapa se asocian con consolidar y expandir su red de relaciones, con solidificar la estructura empresarial y obtener capital semilla para su expansión de mercado. La etapa 2 y 3 no son esencialmente diferentes, la frontera la marcan quizás las ventas. En cuanto a financiación este es el rango típico en el que todavía se sienten cómodos algunos Business Angels, y también en el que suelen operar las sociedades de capital riesgo públicas, normalmente promovidas por gobiernos regionales.

Etapas 4 y 5: (> 300.000€) La organización, ya madura, tiene el potencial de expandir su mercado, entra en juego el Venture Capital puramente privado en sus diferentes rondas y niveles, ya explicados en un anterior post: “La industria del Capital Riesgo en tiempos de crisis”. Si bien es cierto que empiezan a aparecer en escena en estos intervalos los SuperAngels que empiezan a disputarle el espacio natural del los VC.

Etapa 6: A esta etapa solo llegan las empresas “gacela”, empresas de altísimo potencial de crecimiento que son las que persiguen los Venture Capital (y lo consiguen solo en el 10% de las veces de acuerdo a los promedios del mercado de USA) . Las empresas se estarán preparando para una salida a bolsa (IPO) o para vender la empresa a un competidor (M&A).

Esto no quiere decir que las empresas en las diferentes etapas no puedan combinar los diferentes instrumentos tal y como se han clasificado. El ejemplo mas claro de esto es el poder nutrirse de las ayudas a fondo perdido para proyectos de I+D+i, sea mediante subvención a fondo perdido o crédito reembolsable, sea ayuda estatal o autonómica.

A continuación dejo la siguente matriz que refleja gráficamente los distintos instrumentos financieros a los que recurrir en función de la etapa en la que nos encontremos:

matriz madurez de negocio y etapa de desarrollo de producto

También te puede interesar