Powered by

CRM para Hoteles

Tecnología para el cambio

2 comentarios

13 abril 2011 a las 5:00, por

tecnología obsoleta

Robin Kaspar. Flickr

Gestionar la estrategia es lo mismo que gestionar el cambio. Una estrategia define una agenda de cambio, a partir de la identificación de los objetivos, indicadores, metas, iniciativas e inversiones necesarias. Os expongo los cuatro tipos de tecnologías necesarias para dar soporte a los procesos de gestión del cambio y la manera de elegirlas adecuadamente.

Los doctores Kaplan & Norton indican que el proceso de gestión estratégica (o gestión del cambio) se compone de seis fases (“Execution Premium” 2008):

  1. Desarrollar la estrategia
  2. Traducir la estrategia
  3. Alinear la organización
  4. Planificar las operaciones
  5. Controlar y aprender
  6. Probar y adaptar

Estas seis fases tienen asociadas diferentes tipos de tecnologías que pueden ayudar a ejecutarlas.

a) Tecnologías relacionadas con el Cuadro de Mando Integral: Sirven para dar soporte a las fases 2 y 5. Es decir, para traducir la estrategia a un modelo compuesto de objetivos, indicadores y metas fácil de entender y comunicar (fase 2), y para controlar y aprender, durante las reuniones mensuales de revisión de la estrategia, ayudando en la documentación de las decisiones y en el seguimiento de las iniciativas (fase 5).

b) Tecnologías relacionadas con el Análisis Operacional de la Información (fase 4): dashboards, modelos de forecast basados en drivers  y gestión de los procesos operativos en tiempo real. Son tecnologías que permiten mejorar los procesos, no todos por igual, sino principalmente aquellos que el análisis de la estrategia ha determinado que son claves para conseguirla.

c) Tecnologías relacionadas con el análisis estratégico (fases 1 y 6). El desarrollo de la estrategia y su adaptación continua a los cambios internos y externos, implica la asunción de una serie de hipótesis como ciertas, que forman un conjunto de relaciones causa-efecto. Por ejemplo, “si mejoro la calidad del servicio aumentaré el volumen de clientes”.

Sin el uso de la tecnología de tipo estadístico-predictivo, estas hipótesis están basadas únicamente en la intuición. Las tecnologías analíticas nos permiten cuantificar estas relaciones causa-efecto midiendo la correlación entre las diferentes variables. Es decir, el deseado paso del “yo creo” al “yo sé”.

d) Por último, las tecnologías relacionadas con la alineación de la organización, que tienen que ver con la comunicación y la formación:

-Los portales de empresa o intranets y las redes sociales internas que son claves para comunicar la estrategia a todos los niveles de la compañía.

-Los sistemas de elearning, que  tienen un papel fundamental para que las personas de la compañía estén debidamente formadas para “ejecutar la estrategia” en su desempeño.

Es muy importante que tengamos en cuenta que la tecnología debe ir después del proceso, y no al revés, a la hora de seleccionar e implantar.

Los procesos de gestión estratégica (o de gestión del cambio) no han alcanzado en las organizaciones un nivel suficiente de estructuración, y es la causa por la que muchas tecnologías de este tipo implantadas acaban desechándose.

Es decir, no deberíamos optar por una tecnología con un alto grado de sofisticación y estructuración hasta que el proceso de gestión correspondiente no haya alcanzado un nivel de madurez determinado ya que conllevaría a la perdida de la inversión.

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

2 comentarios 

  1. Pingback: La economía de los ecosistemas | Blog TRW

  2. Pingback: Alineación | Blog TRW

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar