Powered by

Management

Contratar o no contratar he aquí la cuestión: otro obstáculo para las Startups

0 comentarios

28 junio 2011 a las 7:00, por

no contratamos en este momento

Brian Hawkins. Flickr

Hace pocos más de un mes Jesús Encinar, lanzó una curiosa iniciativa por Twitter, se trataba de recopilar, a través de aportaciones directamente realizadas por emprendedores, las diez medidas más importantes para hacer que hayan más Startups en España. En mi opinión el resultado es bastante interesante y bueno sería que la Administración, profundizando algo más en las verdaderas necesidades de los emprendedores, tomara nota de estas y otras iniciativas para desarrollar un verdadero y profundo cambio de sistema de modelo productivo en este país, donde el desarrollo de nuevas empresas juega un papel crucial.  La verdad es que sentí una alegría al ver que una de las medidas que he escuchado en algunas ocasiones y defendido en algunos foros estaba recogida entre dichas medidas, y según la leía sabía que sería el motivo de este post.

La medida no es otra que la de adaptar los contratos laborales para los primeros momentos de una startup. Creo que se trata de una medida ajustada a la necesidad imperiosa de estimular la creación de empresas así como mejorar los índices de mortandad de las mismas en las fases tempranas.

Si realmente es estratégico la creación y consolidación de nuevas empresas parece lógico ayudar a éstas con acciones concretas y perfectamente definidas, más aun ahora cuando el crédito de circulante escasea de forma dramática para todo tipo de empresas en nuestro país.

Sin lugar a dudas, la tarea de contratar suele ser uno de las cuestiones de mayor dificultad para cualquier nueva empresa, pues a la incertidumbre del flujo de ingresos de cualquier empresa hay que añadirle la presión de validación del modelo de negocio de las Startups. Es en esos momentos cuando la empresa trata de buscar el talento necesario para el desarrollo de alguna de las actividades clave, sin embargo, los costes asociados así como los posibles costes de despidos o por cierre suelen ser un desincentivo para cualquiera de éstas a la hora de contratar.

No se trata de debatir sobre si todas las empresas han de sumar a la bolsa de la Seguridad Social con sus impuestos de forma lineal, más bien se trata de garantizar que existirán empresas en un futuro que sigan aportando dicho flujo que permita viabilizar y perpetuar el modelo haciéndolo compatible con la nada fácil tarea de modernizar todo un sistema productivo.  En mi opinión, es preferible ser flexible en un primer momento, y apoyar la creación de empresas con medidas como estas procurando rebajar al máximo las cargas y garantizar una mayor cantidad de éstas en un futuro no lejano, que hacerles cargar con las mismas responsabilidades que empresas ya establecidas.

Más que de una subvención directa se trataría de un tipo de bonificación real y completa de la carga de Seguridad Social (que viene a suponer más de un 30% sobre el coste bruto de cada contrato) que bien podría ser pospuesta con uno o varios años de carencia. De esta manera un contrato laboral realizado en el año 0 podría estar abonando sus obligaciones con la SS, con una carencia de uno o dos años, de forma gradual y porcentual durante x años posteriores a dicho periodo. Otra opción, sería la de asegurar que por cada contrato bonificado, al cabo de ese mismo periodo de carencia, en vez de comenzar a abonar las obligaciones, la empresa tuviera la obligación de contratar en “condiciones normales” uno o dos nuevos contratos.

En fin, creo que con estas medidas se completaría algo más el modelo de financiación de empresas de nueva creación, especialmente en fases tempranas.

0 comentarios 

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar