Powered by

Management

Asunción de riesgos en la inversión turística

0 comentarios

9 septiembre 2011 a las 10:01, por

balancin sumo

Martin Whitmore. Flickr

Todo proyecto conlleva un riesgo comercial: incertidumbre inherente de los futuros ingresos comerciales. Éste es el factor determinante de la estructura de capital de una empresa. Este tipo de riesgo es típico en las organizaciones que no utilizan el crédito para el financiamiento de sus operaciones.

En Turismo, el riesgo comercial depende de los varios factores:

  1. Estabilidad de la demanda turística.
  2. Variación de los precios de los bienes y servicios turísticos.
  3. La competencia de otras regiones receptoras.
  4. Apalancamiento.

Centrándonos en el apalancamiento, esta es la relación entre capital propio y crédito invertido en una operación financiera. Al reducir el capital inicial que es necesario aportar, se produce un aumento de la rentabilidad obtenida. El incremento del apalancamiento también aumenta los riesgos de la operación, dado que provoca menor flexibilidad o mayor exposición a la insolvencia o incapacidad de atender los pagos. Además, es un mecanismo más de financiación.

Por lo tanto es una vía de aumento de la rentabilidad a cambio de asumir un aumento del riesgo en las operaciones de inversión.

Hay varios tipos de apalancamiento:

Apalancamiento operacional. El apalancamiento operacional aparece en el proceso de modernización de las empresas. Estas sustituyen mano de obra por equipos cada día más complejos. Los costes variables bajan, pues decrece el número de personal, se disminuyen las pérdidas, se gana en tiempo, calidad y eficacia. En contrapartida, los costes fijos se incrementan, debido a que los equipos necesitan soporte humano de mantenimiento, control, etc. También aparece el cargo por depreciación, y los intereses inherentes a la deuda en que incurrió la empresa para adquirirla, o, en su defecto, los costes de oportunidad de dichos equipos.

Apalancamiento financiero. Consiste en incrementar la proporción de la deuda a la que opera una empresa. El  uso de la deuda es adecuado siempre y cuando  el dinero prestado produzca más de lo que costó. Esto último se conoce como marginalidad positiva, que si se cumple, el endeudamiento podría llegar a ser  del 100%. No obstante, los intereses aumentan los costes fijos, por lo tanto hay que vender más entre más intereses haya que cubrir y ello presupone un riesgo. El punto de no pérdida se eleva en la medida en que se utiliza el apalancamiento financiero, es decir, que se usa más deuda que capital, y los resultados pueden ser catastróficos cuando, por cualquier motivo, las ventas se deprimen, o no se obtienen los volúmenes previstos.

Apalancamiento total. Cuando el apalancamiento financiero se combina con el apalancamiento operativo, el resultado se conoce como apalancamiento total o combinado. El efecto de combinar el apalancamiento financiero y el operativo es una amplificación en dos pasos de cualquier cambio en las ventas que logra un cambio relativo en las utilidades por acción.

Concluyendo, toda operación conlleva un riesgo. En nuestra empresa, si estamos seguros de la rentabilidad de nuestro negocio, podemos utilizar el apalancamiento para aumentar el beneficio, teniendo en cuenta que el riesgo que asumimos es considerable.

InnWise

InnWise

Externalización, formación y consultoría del departamento comercial hotelero, con especial énfasis en el desarrollo integral del canal directo. Líderes en Web Móvil para Hoteles, Revenue Management y CRM Hotelero en la era SoLoMo.

0 comentarios 

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar