Powered by

Management

Los diez mandamientos del buen consultor

4 comentarios

1 septiembre 2011 a las 0:02, por

Un consultor es “un profesional que provee de consejo experto en un dominio particular o área de experiencia, sea contabilidad, tecnología, ley, recursos humanos, ventas, medicina, finanzas, relaciones públicas, comunicación, aprendizaje de lenguas extranjeras u otros”.

Y según esta definición, ser consultor parece fácil. Basta saber mucho sobre algo y usar ese conocimiento como herramienta para ayudar a aquellos que no disponen de ese algo y que además necesitan de ello para mejorar sus negocios.

Sin embargo, la realidad es que trabajar en consultoría es mucho más que ser experto en un área determinada, y  requiere de destrezas multidisciplinares no fáciles de reunir en una misma persona.

Cada día, pongo en práctica una serie de acciones que he ido sistematizando con la experiencia y creo que pueden ser de utilidad para aquellos cuyo trabajo consiste en asesorar a otros.  La red está llena de reseñas a este tema, y pueden encontrarse manuales, decálogos e incluso anécdotas.  Yo prefiero llamarlos mandamientos, porque tienen un puntito sagrado, al menos en mi día a día ;) y puede que su aplicación no conviertan a un consultor en un buen consultor (el título debía tener gancho…) pero a mi me hacen sentirme comprometida con mis clientes, con mi trabajo y conmigo misma.

Aquí van:

  1. Escucharás al cliente sobre todas las cosas. Y es que nunca tus conocimientos pueden eclipsar la realidad de tus clientes o esquivar sus necesidades.
  2. Te mimetizarás con él y verás, sentirás y actuarás como si fueras él mismo. Y es que solo así podrás entender su problemática; sea cual sea el objetivo de la consultoría, es necesario ponerse en la piel del cliente y empatizar al máximo tanto con sus necesidades, como son sus atributos, valores y capacidades de negocio.
  3. Serás concienzudo en la búsqueda de conocimiento aplicado. No puede quedarse nada en el tintero, todo lo que aplique a tu cliente, su negocio, su entorno, el sector en el que se mueve, su mercado…todo debes conocerlo, entenderlo, estudiarlo y convertirlo en palanca de actuación.
  4. No pararás hasta encontrar la clave. Y es que todo proyecto tiene una clave o piedra filosofal que lo hace único. Un proyecto puede ser necesario en una empresa, y un consultor puede cubrir esa necesidad con sus ideas y trabajo. Pero solo un consultor concienzudo hace de esa necesidad la clave del éxito, y no para hasta encontrar el punto de inflexión que convierta en único el momento actual.
  5. Verás a tu cliente como si fuera el único. No importa cuantos proyectos tengas sobre la mesa, cada uno es “el único”. Así debes enfocar tu trabajo y así debes conseguir que se sienta el cliente.
  6. Trabajarás codo con codo con tu cliente. Nada de  fijar un plazo de entrega y no dar señales de vida hasta ese día. Y la excusa de estar totalmente entregado al proyecto no vale, porque solo puede entregarse uno a un proyecto hablando a diario con el cliente, compartiendo puntos de vista, perspectivas y percepciones. Es necesario el diálogo constante y el feedback permanente, así como la validación de cada uno de los avances o decisiones que se toman por parte del cliente. Él debe sentirse parte de cada paso.
  7. No copiaras. Y esto no significa que no puedas inspirarte en trabajos anteriores o en casos de éxito del mercado; significa que el corta pega está prohibido por dos motivos fundamentales: uno, por el 5ª mandamiento y dos, porque el reciclaje de formatos  o el uso mecanizado de metodologías cerradas suelen mermar la creatividad y boicotear tu búsqueda de la clave  o lo que es lo mismo, la aplicación del 4º mandamiento.
  8. Serás original en la presentación de la documentación. Debemos dar carpetazo a los tochos de quinientas páginas llenas de gráficos y tecnicismos que se alejan de la realidad del cliente. Básicamente porque ellos necesitan ayuda, no más problemas. Si además buscamos nuevos formatos, nuevas dinámicas, incluimos elementos visuales y nuestras palabras se entienden a la primera, estaremos acercándonos cada vez más a nuestros clientes y alejándonos más de nuestra competencia, o lo que es lo mismo, diferenciándonos.
  9. Te divertirás y harás que tu cliente se divierta. Porque el estado mental positivo debe acompañar todo el proceso de desarrollo de proyecto y así, se validará la decisión del cliente de llevar a cabo el mismo, reafirmando su necesidad y facilitando el trabajo y la búsqueda de la clave.
  10. Te preocuparás por la evolución del proyecto una vez entregado el mismo. Sea un proyecto estratégico o de desarrollo táctico, te mantendrás interesado por la implantación o por los resultados obtenidos, valorando las posibles desviaciones sobre las premisas iniciales, y continuando con el asesoramiento post proyecto de tu cliente. Y no solo por la posibilidad de un nuevo proyecto, sino porque tu objetivo ha de ser la satisfacción máxima de tu cliente.

“Un mandamiento nuevo os doy: amad  a vuestros clientes como quereis que ellos os amen una vez finalizado el proyecto….” ;)

Fin.

4 comentarios 

  1. Noemi_letsgroup 1 septiembre 2011 - 10:12

    Buenos días Paula
    He encontrado tu Post muy interesante, no sólo para un consultor sino para cualquier profesional que trate con el cliente de manera personal. Los 10 mandamientos expuestos son esenciales para poder realizar las tareas de un diseñador industrial de éxito. Quizás sea porque tanto los consultores como los diseñadores tienes que entregar proyectos a los clientes satisfaciendo sus necesidades a través de su creatividad, conocimientos y experiencia.
    Desde Let’s Group seguiremos tus 10 mandamientos para seguir comprometidos con les clientes, nuestro trabajo y nuestra persona.
    Un saludo

  2. Paula 1 septiembre 2011 - 10:53

    ¡Muchas gracias Noemi!
    Me alegra que te haya parecido interesante y de aplicación para tu sector y empresa. En realidad nuestros trabajos no son muy diferentes desde la perspectiva de cliente, que al final, lo que quiere es el mejor trato y la mejor solución a sus necesidades; si además ésta solución puede darse de forma creativa, original y divertida sin duda agrega valor al producto y el cliente percibe esa diferencia. Y al final son pequeñas cosas que muchas veces olvidamos o evitamos por las dinámicas del día a día..y que sin embargo deberíamos tener siempre presentes.

    Lo dicho, me alegra mucho poder ser de tu utilidad para Let’s Group. :)
    Un abrazo,

    Paula

  3. Antonio 7 noviembre 2013 - 5:45

    Ok, es el primer resultado de Google… y me ha servido mucho por cierto para definir el decálogo del consultor (TI).. besos Paula….

  4. Victoria 27 junio 2016 - 19:22

    Hace algunos meses, empece como consultora y vender mis servicios fue un bastante difícil, les recomiendo usar herramientas para promocionar y vender sus servicios, yo uso la de Marketero, saludos

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar