Powered by

Management

Alineación

10 comentarios

31 octubre 2011 a las 7:00, por

Alineación de personas en la estrategia de una empresa

Alineación de personas en la estrategia de una empresa

Cuando pienso en la palabra alineación me viene a la cabeza un experimento que vi hace tiempo en un Museo de la Ciencia. El experimento consistía en una multitud de diminutas hojitas de metal colgadas cada una de un hilo muy fino dentro de un contenedor transparente. Todas ellas se movían libremente. La mayoría estaban quietas ante la ausencia de una fuerza alterara su estado.

Al presionar un botón, se activaba un imán dentro del contenedor, e inmediatamente todas las hojas se orientaban hacia el imán y dejaban de moverse libremente. La fuerza magnética las atraía de tal manera que lo que antes era un conjunto desordenado de piezas ahora parecía una única estructura. Al soltar el botón, el campo magnético desaparecía, y todas volvían a moverse libremente, volviendo a convertirse en un conjunto desestructurado de piezas.

Recuerdo por otro lado cuando estudiaba física de bachillerato, cómo para calcular la suma de dos fuerzas, representadas por vectores, había que dibujar el vector resultante. Si ambos tenían la misma dirección y sentido, el vector resultante era simplemente un vector con la misma dirección y sentido y la intensidad igual a la suma de ambos. A partir de ahí, a medida que las direcciones eran diferentes, el vector resultante era cada vez menor, llegando incluso a ser menor que los sumandos o incluso compensarse uno con otro y que el resultante fuera nulo si ambos vectores tenían la misma intensidad y dirección pero sentido contrario.

Una vez que una compañía ha definido su estrategia, y la ha traducido a un lenguaje que pueda ser comunicado y entendido por todos, el verdadero trabajo de los líderes consiste en que todas las unidades de negocio, departamentos y personas que la integran se alineen con esa nueva estrategia. De ello depende que toda la energía aplicada al cambio tenga su fruto. De la alineación depende la rentabilidad de todo el proceso de cambio. Sin alineación no hay cambio, y todos los esfuerzos habrán sido en vano.

La alineación no ocurre por sí misma. La segunda ley de la termodinámina nos dice que todo sistema tiende a alcanzar su estado de máxima entropía, es decir, de máximo desorden. Igual que las hojas metálicas del experimento, cada departamento tiene sus propias prioridades, derivados a su vez de las prioridades de las personas que los componen. La fuerza de cambio resultante depende de la suma de fuerzas de las personas que integran la compañía. La “intensidad” del vector de “cambio” puede ser igual a la suma de las intensidades de cada una de los departamentos y personas sólo en el mejor de los casos. Si los sumandos no están perfectamente alineados, la resultante puede ser mucho menor que la suma de ellos, e incluso igual a cero.

Para maximizar la energía de cambio, es necesario que toda la compañía esté perfectamente alineada. Igual que la fuerza magnética del experimento, esto consume energía, pero la rentabilidad es muy alta, ya que consigue que la agregación de todas las fuerzas sea igual a la suma de las intensidades de cada una.

La alineación es un proceso. Como todo proceso, consiste en una serie de tareas que consumen una serie de recursos para dar un producto resultante.

Dependiendo del tamaño y la complejidad de la empresa, el proceso es más o menos complejo y necesitará más o menos recursos. El proceso de alineación consiste como hemos dicho en lograr que todas las unidades de negocio y las unidades de soporte tengan unos objetivos que ayuden a cumplir los objetivos generales de la compañía. A su vez los departamentos de los que se componen las unidades, los equipos y las personas que los integran deben también compartir estos mismos objetivos.

La traducción de la estrategia de la compañía en forma de un Mapa Estratégico y el uso de una metodología estructurada y una tecnología adecuada permiten hacer el proceso de alineación sea eficiente (mínimos recursos consumidos) y eficaz (óptimo resultado). Igual que la energía consumida por el campo magnético, el proceso de alineación consume muchos recursos, pero la rentabilidad de esta inversión puede ser altísima, si consigue que los vectores de todas y cada una de las fuerzas de la organización sumen sus intensidades y consigan el máximo efecto de cambio en la compañía.

También te puede interesar