Powered by

Marketing Hotelero

Aprender a ser creativo es posible

6 comentarios

21 noviembre 2011 a las 6:00, por

Decalcomanie, 1966. René Magritte

En el post anterior hablábamos de cómo aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro. Sé que habéis sido muchos los que habéis leído el artículo (¡gracias!), y me gustaría que las estadísticas del blog pudieran decirme también cuántos de vosotros han probado a dibujar libremente, sin la influencia del lado oscuro.

Probablemente alguno lo haya intentado, y estoy segura que más de uno se habrá sentido frustrado o casi, pensando algo parecido a “sí, está bien esta técnica, pero nunca seré realmente bueno en esto y nunca lograré hacer nada creativo”. Si es así, me gustaría anunciar que estáis equivocados.

La creatividad es como el leer. Que no sepas cómo hacerlo no quiere decir que no tengas la capacidad para ello; ¿sorprendido? pues te animo a que veas este magnifico episodio de redes en el que nuestro polifacético Eduard Punset entrevista al líder en educación, innovación y creatividad Ken Robinson, y nos descubre las claves para “aprender” a ser creativo, capacidad que nuestro cerebro trae de serie y que según Robinson,  la educación se encarga de reducir a la mínima expresión.

Lo cierto es que es sencillo empatizar con Robinson. Quién no ha deseado de niño ser poeta, bailarín, pintor, escritor o astronauta…o quizá vosotros fuerais de los que aporreaban cualquier cosa a modo de tambor, o de los que construíais castillos de lego, u os disfrazábais de princesa o de súper héroe con cualquier cosa que encontrábais por casa.  ¿suena creativo, verdad?. Sin embargo, todas estas actividades que de niños son consideradas normales (cosas de niños), empiezan a resultar incómodas al crecer. Enfrentarse a frases del tipo: “deja esas tonterías y ponte hacer cosas productivas”, “eso está muy bien, pero no te dará de comer”“a ver si te centras de una vez” hacen que comencemos a anular capacidades que podríamos desarrollar de forma exitosa y practicar otras que se nos imponen.

"casi" de Peter H. Reynolds

Robinson, está obsesionado con la necesidad de cambiar el actual paradigma de la educación porque cree que, de nuevo los prejuicios juegan en nuestra contra, abocándonos hacia profesiones tipificadas como correctas, y alejándonos de aquellas que realmente nos apasionan y nos llevarán a la felicidad, a la realización personal, y al desarrollo eficiente del mundo, por ideal que suene esto. Junto con RSAnimate, Robinson ha desarrollado un brillante video basado en el Visual Thinking, que recoge el porqué la educación debe evolucionar hacia el desarrollo creativo de las personas:

RSA Animate – Changing Education Paradigms

Según Robinson, la creatividad no es otra cosa que ser capaces de construir ideas de valor. Y para ello, Robinson define cuatro condiciones fundamentales que deben darse para que la creatividad alcance su máxima expresión:

  1. Encontrar tu sitio. Desde niños debemos poder desarrollar aquellas capacidades que nos gustan y en las que destacamos, y aquí juegan un papel muy importante los padres y los educadores. (Este es el mismo planteamiento de Grandin: observar y conducir la atención de las mentes). Debemos encontrar en qué lugar nos sentimos “como pez en el agua” y encaminar hacia esa dirección nuestro desarrollo profesional.
  2. Tener pasión. La pasión mueve el mundo. Y es necesaria para desarrollar al máximo la capacidad creativa. La pasión hace que centres gran parte de tu atención en algo, y lo más probable es que no sólo seas creativo en ese algo que te apasiona, pero sí que sea “el elemento” en el que más disfrutes siéndolo.
  3. Practicar, practicar y practicar. Como hemos dicho al principio, la creatividad es como el leer. Y no se aprende a leer de la noche a la mañana. La creatividad requiere atención, y por regla general, la ley de la atracción funciona: todo en lo que te centras comienza a crecer. Ya lo decía Picasso: “que las musas me encuentren trabajando”. Y Robinson lo confirma: “para desarrollar al máximo tu creatividad, debes controlar todas las herramientas del área en la que pretendes ser creativo”. (de ahí mi obsesión por los briefings, y demás elementos de comunicación externa e interna en mi día a día).
  4. Y arriesgarse. La creatividad no entiende de errores. Las ideas fluyen en nuestra mente y debemos dejarlas salir, sea cual sea el resultado. Sin la disposición de equivocarse no existe proceso creativo posible.

El proceso creativo

Como conclusión: ELEMENTO, PASIÓN, CONTROL Y RIESGO. Esos son los 4 factores clave para aprender a ser creativo o mejorar la creatividad que uno ya tiene.

Como reflexión: el ELEMENTO puede ser uno o varios. Uno puede ser bueno en muchas áreas pero puede que no sienta PASIÓN por todas ellas. El CONTROL es básico. Sobre todo porque es la forma de poder “aterrizar” la idea. Y porque sólo a base de practicar, de pensar las cosas muchas veces y de buscar infinitas soluciones, es como llega la inspiración. Hay que concentrar el pensamiento divergente a base de control. Y el RIESGO es sin duda la mejor parte. ¿Por qué? porque si sale bien la sensación es maravillosa. Y si sale mal el aprendizaje es impagable. El mayor riesgo de ser creativo es que no hay riesgo de no serlo algún día.

Así que adelante.

Y para terminar: No quiero cerrar el post sin comentar que la elección de la imagen que abre el mismo no es, en absoluto, casualidad. Con ella pretendo reforzar el concepto tratado en el post anterior sobre la necesidad de ver las cosas de otra forma, librándonos de los prejuicios que nos hacen “verlas” y por tanto “comunicarlas o compartirlas” de forma distorsionada, y representar el esfuerzo creativo de un artista por comunicar su perspectiva de la vida. René Francois Ghislain Magritte (1898-1967) fue un pintor surrealista belga conocido por sus ingeniosas y provocativas imágenes, cuya pretensión no era otra que “cambiar la percepción precondicionada de la realidad y forzar al observador a hacerse hipersensitivo con su entorno.“

De nuevo aparecen conceptos ya conocidos, como la necesidad de desaprender y de observar para poder comunicar efectivamente. Una vez me dijeron algo que no se me olvidará nunca: “si tenemos dos ojos y dos orejas, y una sola boca, es que el universo nos está queriendo decir algo”. Y mi lectura es que debemos escuchar a nuestro entorno y observarle minuciosamente para estar seguros de que lo que vamos a comunicar es realmente poderoso y efectivo.

InnWise

InnWise

Externalización, formación y consultoría del departamento comercial hotelero, con especial énfasis en el desarrollo integral del canal directo. Líderes en Web Móvil para Hoteles, Revenue Management y CRM Hotelero en la era SoLoMo.

También te puede interesar