Powered by

Marketing Hotelero

¡Veo, veo! ¿Qué ves? ¡una cosita! ¿qué cosita es?

2 comentarios

29 noviembre 2011 a las 14:07, por

Llevamos varios días hablando sobre la comunicación, y sobre cómo podemos interpretar mejor el entorno de forma visual, y comunicar lo que percibimos a los demás del mismo modo.

¿Por qué? Porque creemos en eso de que “una imagen vale más que mil palabras” y no pararemos hasta que seamos unos expertos comunicadores visuales.

Para ello hemos aprendido qué es un briefing (incluso qué es un debriefing), cómo podemos comunicar conceptos complicados de forma sencilla, qué tipo de pensadores visuales somos, cómo aprender a dibujar con el  lado derecho del cerebro, y cómo aprender a ser creativos. ¡casi nada! ¿verdad?

Creo que después de este curso acelerado estamos preparados para enfrentarnos a conceptualizar una idea y para ello lo mejor es que intentemos ponernos en situación. A este propósito el título está puesto intencionadamente, con el objetivo de que todos recordemos el tiempo que dedicábamos de pequeños a “ver” cosas, a “mirar” cosas, a “describir” cosas y a intentar que otros supieran a qué nos referíamos con cuatro palabras. Trataremos en este post de aprender a describir las cosas con cuatro pinceladas.

Imaginemos que trabajamos en una revista, y nos han encargado que tratemos un tema visualmente para el próximo número. Nuestro trabajo será el esbozar un concepto “x” (más o menos complejo) en forma de dibujo, para pasárselo a un diseñador que será quien lo termine de transformar en concepto visual. ¿Por dónde empezaríais?

cubo Rubik pintado

Sin duda una solución creativa, ¡pero no valida!

Los que habéis resultado ser lápices negros seguro que empezarías por dibujar directamente. Los lápices amarillos probablemente buscarías ideas inspiradoras en Google y los lápices rojos empezarían a trabajar punto por punto en un Excel los criterios que quieren plasmar en el boceto.  ¿os veis identificados?

Bien, pues a pesar de que yo soy lápiz negro, la experiencia me dice que en estos casos, antes de empezar a dibujar, hay que hacer exactamente las cosas que haría un amarillo y un rojo. Buscar inspiración y asentar los criterios básicos que se quieren mostrar.

Dan Roam lo explica perfectamente en el libro al que ya hemos referenciado varias veces “The Back of the Napking”, y plantea la siguiente estructura a seguir para cualquier proceso creativo que requiera esbozar ideas:

The visual thinking codex, de Dan Roam. The Back of the Napkin

The visual thinking codex, de Dan Roam. The Back of the Napkin

Descárgate The Visual Thinking Codex, de Dan Roam, en .pdf para ampliar la resolución.

Roam lo denomina el “Código del pensador Visual” y se basa fundamentalmente en dos procesos secuenciados:

1ª. “VER” las ideas

grifo con ojos

¿Puede un grifo “verse” como una cara?

    a) ¿QUÉ O QUIÉN?: ¿Es una escena, una persona, varias, un objeto? Es importantísimo identificar qué o quién son los protagonistas de la idea que estamos tratando de “visualizar” en nuestra mente.
    b) ¿CUÁNTO? ¿Es cuantificable? Es decir, ¿son uno, dos, tres o “x” los elementos que aparecen en ella¿ ¿Se pueden comparar entre si? ¿es necesario hacerlo para que se entienda la idea?

    c) ¿DÓNDE? ¿dónde tiene lugar la escena? ¿se puede ubicar? La mayor parte de las cosas que podamos pensar tienen un “sitio” para ubicarlas, desde un hotel, a una hoja de datos.

    d) ¿CUÁNDO? ¿hoy? ¿ayer? ¿es una evolución a lo largo de los años? Al igual que la ubicación, el sentido temporal es imprescindible para mostrar una idea, sobre todo cuando hablamos de datos que se comparan, por ejemplo.

    e) ¿CÓMO? ¿es un proceso? ¿una secuencia? ¿algo cíclico?

    f) ¿POR QUÉ? El sentido final de la idea, lo que queremos comunicar, tiene que tener un porqué. Si no se lo encontramos, quizá hayamos recorrido el camino equivocado.

2º. “DIBUJAR” las ideas

Proceso que desarrollaremos en el próximo post. ¡os espero!

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

2 comentarios 

  1. Pingback: You may say that I’m a dreamer | Blog TRW

  2. Pingback: You May Say That I’m a Dreamer | Blog TRW

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar