Powered by

Management

Mi pedazo de pastel

0 comentarios

19 diciembre 2011 a las 11:00, por

pastel de chocolate

Tanto el emprendedor como el inversor deben conocer muy bien cuál es su participación en la empresa ; marycarmenm. Flickr

Una de las principales preocupaciones del emprendedor, a la hora obtener financiación privada para su proyecto empresarial, es la entrada del inversor como socio en el capital social de la empresa. Como regla general, el emprendedor es experto en su sector pero desconoce las reglas del mercado. Por ello, en su mente subyace la idea generalizada de “si el proyecto es mío, ¿por qué tengo que ceder  gran parte de las participaciones?”. La respuesta rápida: ”el dinero manda”. Pero esto va mucho más allá…

Lo normal, es que un emprendedor cuya aportación de capital sea más bien de cara al escaparate, tenga no más de un 30 % de participaciones en su propia empresa. Pero no olvidemos que el 100% de 0 es nada. Aquí las matemáticas pierden fuerza.

Por otro lado, cuando como emprendedores vamos en busca de nuestra primera entrada de capital, ¡cuidado con lo que pedimos!. Las pretensiones económicas han de ser realistas con el mercado y el tipo de proyecto que se quiere vender: cada día es más sencillo y barato probar una idea,  por lo que los burn rate iniciales han de ser lo más bajos posibles, sobre todo si no hemos testeado nuestro producto/servicio en el mercado. Estaremos en posición de pedir cuando la idea esté testada, es decir, se haya probado en mercados reales a nivel de prueba piloto. Como ejemplo, recalcar lo barato que es realizar ésto utilizando las redes sociales. Se obtiene una buena muestra de resultados a un bajo coste.

0 comentarios 

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar