Powered by

Management

El papel del BEI y del FEI en la financiación de proyectos de inversión

0 comentarios

23 enero 2012 a las 14:00, por

Royal Bank Clouds in Flickr

El Banco Europeo de Inversión (BEI) fue creado con la idea de inyectar financiación en proyectos de inversión que favorecieran la integración europea, el desarrollo, la cohesión económica y social y una economía innovadora basada en el conocimiento. El BEI dedica su funcionamiento al desarrollo de una política de préstamos, financiando de esta los proyectos de inversión de los países miembros. La diferencia principal respecto a programas de financiación europea, es que la procedencia del capital, en el caso del BEI el capital procede directamente del mercado y mientras que otros fondos europeos proceden de los recursos  presupuestos.

Posteriormente se creó otro instrumento financiero denominado Fondo Europeo de Inversiones (FEI), con personalidad jurídica, con autonomía financiera y con el cometido de proporcionar capital riesgo a las pymes. El FEI a diferencia del BEI, no es una institución de préstamo y no facilita ni gestiona subvenciones a empresas, ni invierte directamente en ellas, sino que trabaja a través de bancos y otros intermediarios financieros. Para sus actividades, el FEI utiliza sus propios fondos o los facilitados por el BEI o la UE.

Tanto el BEI como el FEI han asumido un papel importante durante períodos con un estrecho marco presupuestario pues recaban financiación extra acudiendo al mercado de capitales cuando los presupuestos no daban para financiar totalmente el ritmo de inversiones previstas para el cumplimiento de la política de cohesión. Es más, el papel de ambos organismos se ha incrementado en el área de I+D+i con el paso de los años..

En el contexto de la política de cohesión, con el comienzo del actual período financiero 2007-2013, se ha reforzado la cooperación entre la Comisión Europea y el BEI a través de diferentes instrumentos financieros:

  • JEREMIE (Joint European Resources for Micro-Enterprises), del cual ya hemos hablado en otro post es un instrumento para facilitar el acceso de las pymes a nuevos modos de financiación, por ejemplo, las regiones pueden invertir parte de los fondos estructurales en obtener una serie de productos financieros (capital riesgo, avales, etc.) destinados a las pymes. Las pymes utilizan estos productos financieros y posteriormente devuelven los importes, que serán utilizados de nuevo.
  • JASPERS (Joint Assistance to Support Projects in the European Regions), cuyo objetivo es ofrecer a los nuevos Estados miembros asistencia técnica gratuita para llevar a cabo proyectos europeos financiados con los fondos estructurales y de cohesión.
  • JESSICA (Joint European Support for Sustainable Investment in City Areas) permite a las autoridades gestoras de fondos estructurales la oportunidad de mejorar su acceso a los préstamos financieros y para ello se utilizan las contribuciones de los programas operativos para financiar los créditos procedentes de los fondos de desarrollo urbano.

Por último, el BEI también participa en iniciativas de fondos participativos que agrupan la financiación de distintas fuentes, como son la “Facilidad de Riesgo compartido” (RSFF) y el Instrumento de garantía de Préstamos para proyectos de infraestructura. Se espera que en los próximos años, estas iniciativas se harán más importantes como medio de financiar las inversiones necesarias para potenciar el crecimiento y la competitividad de la UE, de acuerdo con la Estrategia UE 2020.

 

0 comentarios 

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar