Powered by

Management

Medidas país para el impulso de la innovación empresarial. Parte I

7 comentarios

30 enero 2012 a las 5:00, por

Blue And Pink Piggy Banks.Por kenteegardin.

Después de la serie de post en las que hemos tratado de describir distintos instrumentos, herramientas y estructuras financieras de apoyo a los diversos sectores económicos, especialmente aquellos más afectados por la crisis, así como el impacto, consecuencia y conveniencia de algunas desarrolladas por la vía de urgencia, nos adentraremos en las medidas que los países más desarrollados están implantando para el tan cacareado impulso al cambio en el modelo productivo. Las medidas que los diversos países aplican para favorecer la innovación empresarial se pueden clasificar en dos: ayudas directas e incentivos fiscales.

Según el último estudio comparativo de sistemas fiscales de países de la OCDE divulgado por el desaparecido Ministerio de Ciencia e Innovación, cuyos ámbitos de actuación quedan ahora encuadrados en el nuevo Ministerio de Economía y Competitividad, en los últimos años este mix de medidas de apoyo se van decantando cada vez más hacia los incentivos fiscales. De hecho 22 de los 34 países de la OCDE disponen actualmente de distintas políticas de incentivos fiscales (el doble que en 1995), siendo los últimos en incorporarse a este grupo, Finlandia y Alemania .

En el siguiente gráfico podemos comprobar los distintas proporciones del mix de medidas de apoyo a la innovación empresarial en algunos de los países de la OCDE.

Grafico comparativo
Fte: Estudio comparativo de deducciones de I+D+i. MICINN. Realizado por Alma Consulting Group.

Destaca del sistema de deducciones de España, respecto del resto de países, el hecho de que existe un límite porcentual de deducción respecto de la cuota del Impuesto de Sociedades. En el resto de países no existe tal límite, o sea, las empresas se pueden deducir el 100% de la cuota del impuesto, sin embargo en España el techo de deducción se establece en un  máximo del 60%.

Otro hecho diferencial, en este primer análisis trasversal a los mencionados incentivos, es el tratamiento de las deducciones pendientes de aplicar, es decir, aquellas que por insuficiencia de la cuota del IS no pueden ser enteramente aplicadas en el ejercicio que corresponda. En este caso, algunos países como Canadá o Francia, permiten que las empresas recuperen dichas partidas pendientes a través del denominado Cashback, en plazos y cuantías diversas. En España, en cambio, no existe tal instrumento, por lo que las empresas han de esperar a disponer de incrementos de cuota durante los 15 años siguientes para poder aplicar todo el crédito fiscal y convertirlo así en ahorro real.

Este hecho diferencial se hace muy importante especialmente para empresas que invierten mucho en I+D+i, pues no pueden transformar la deducción en ahorro real  en periodos cortos de tiempo. Tal vez por aquí podamos entender la escasez de empresas intensivas en conocimiento existentes en España.

De hecho, tan importante es este punto que Francia, en el paquete de medidas de urgencia ha transformado coyunturalmente el cashback tradicional en un cashback inmediato, pudiendo así las empresas solicitar el cobro anticipado al que le hubiese correspondido en condiciones normales.

En próximos posts analizaremos y compararemos los diversos incentivos existentes y posteriormente trataremos de comparar el efecto evolutivo que han tenido éstos en los diversos países de la OCDE.

También te puede interesar