Powered by

Revenue Management

Las NO razones para nuevas vías de distribución hotelera

0 comentarios

1 febrero 2012 a las 11:00, por

Jack Esqueleton en Flickr

Son muchas las cosas que han cambiado en la distribución hotelera en la última década. Con este post pretendo hacer una reflexión del por qué de dicho cambio y por qué algunos empresarios (cada vez menos) son reacios a amoldarse a estás nuevas vías. Hasta hace relativamente poco, a los hoteleros les ha ido bien dejando la responsabilidad del dinamismo de precio y de la gestión estratégica de la mano de un intermediario mayorista.

Sobra decir las bonanzas, y sobre todo la necesidad, de nuevas e innovadoras vías de distribución: la propia coyuntura de los GDS, la rigidez de sus estructuras tarifarias, difícil acceso a los mismos por parte de hoteles independientes, la exclusividad en términos de representación y distribución, altos costes de promoción y otros muchos factores que provocan buscar alternativas a la distribución, más rentables y competitivas.

La distribución no solo es venta, es marketing para posteriormente conseguir venta y reconocimiento de marca. Partiendo de la anterior definición veamos algunas de las razones por lo que muchos hoteleros son reacios a esta tendencia:

  • Sensación de falta de control. Un proveedor suministra el cupo y precios por el máximo de canales posibles,  pudiendo ser un mismo hotel presentado en un mismo canal varias veces y a un precio diferente en función de los márgenes que cada distribuidor haya escogido en el caso de contratar con precios neto, donde incluso dicho canal de venta puede haber sido abastecido por varios TTOO o distribuidores. Todo este entramado con tantas partes involucradas, hace que el hotelero sienta una pérdida de control sobre sus reservas e incluso de la gestión del hotel.
  • Desconocimiento de la tecnología. El sector hace un uso cada vez más activo de las nuevas tecnologías, especialmente en la comercialización de producto. No obstante, su implantación conlleva un periodo de adaptación y aprendizaje que no todos los hoteleros están dispuestos: los principales miedos a la hora de implantar algo es no ver el retorno inmediato de la inversión.
  • Miedo. Miedo a ser transparentes: la información del hotel o parte de esta queda a disposición de cualquiera y, sobre todo, miedo al dialogo con el cliente de forma abierta. Esto afecta indudablemente a la propia reputación del hotel.

0 comentarios 

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar