Powered by

Marketing Hotelero

Historias instantáneas

2 comentarios

24 febrero 2012 a las 12:00, por

reflexión, pinned by Olivia Aden-Pal in Pinterest

Reflexionar.

En este mundo en el que todo va tan rápido, en el que los momentos recién vividos se quedan obsoletos al instante y sus recientes recuerdos son apretujados al fondo de nuestros cerebros para hacer hueco a las experiencia siguiente, necesitamos más que nunca recordar.

Porque recordar es aprender y desaprender lo aprendido; es tirar de la información que hemos almacenado y que nos ha servido para dar un paso más pero también para volver hacia atrás y coger carrerilla para lanzarnos de nuevo; es recuperar historias, volver a oler aromas y ser capaces de revivir las cosas vividas a través de aquellos a los que llenamos con ellas.

En este mundo en el que cada día la tecnología ayuda cada vez más a nuestro lado izquierdo del cerebro, el derecho empieza a tener más sitio, a sentirse más cómodo, y se puede permitir el lujo de crear, de expresar, y de contar las historias que  almacena de formas en las que nunca antes lo había hecho. Y es que en mi opinión, este auge de lo emocional no es casualidad. Lo necesitábamos; el ser humano lo necesitaba. Y sí, puede que el hombre, cansado de ocultar sus emociones, se haya esmerado tanto en recrear tecnologías que le permitan ser más libre. Y ahora es tiempo de potenciar esa libertad.

Contar historias.

The lives are a collection of stories, pinned by Kelly Holden in Pinterest

Siempre he dicho que la vida es Marketing. Y para mi, el marketing, es contar historias que de verdad cuentan cosas. Porque hay otras historias que te dejan indiferente, quizá porque no son reales, quizá porque son banales, o puede que porque carezcan de componentes universales, esos que todos hemos vivido alguna vez, y que al verlos, sentirlos, olerlos, tocarlos o verlos de nuevo, los recordamos, y en ese breve espacio de tiempo que es el recuerdo, volvemos a sentir. Nuestro corazón vuelve a latir como cuando viajamos en avión por primera vez. Nuestra piel se eriza como cuando metimos los pies en el agua azul y fria de aquella playa. Nuestros pies se echan a bailar cuando escuchan un ritmo parecido al de aquel baile en la terraza de un hotel de la costa.

Compartir historias.

Todos queremos compartir nuestra vida. O casi todos. Y lo hacemos porque en realidad nos gusta provocar sensaciones en los demás. Todos por tanto, somos agentes de marketing de determinadas empresas, marcas o productos que forman partes de nuestras pequeñas historias del día a día. Esas que nos gusta compartir.

Y a ese menester os traigo hoy una herramienta que particularmente me parece brillante, que creo que tiene posibilidades infinitas y que creo también que aún no ha sido percibida como la oportunidad que en realidad es:

StoryWheel, tell the story behind your pictures

Se trata de una aplicación que te permite contar historias. Utilizando la exitosa aplicación para compartir imágenes de forma instantánea: Instagram, StoryWheel permite generar historias en torno a un conjunto de imágenes. Introduce el audio (la propia voz del narrador de la historia e incluso los sonidos del ambiente, la calle, los coches) y nos acerca aún más la bella cotidianidad de las vidas de los que nos importan o de los que aún siendo auténticos desconocidos, nos pueden inspirar y ayudarnos a soñar experiencias que desde ese instante, querremos hacer nuestras.

“La historia de los hombres es un instante entre dos pasos de un caminante.” Franz Kafka.

Jamie Beck, fotografías animadas

 

También te puede interesar