Powered by

Management

Tres Pasos para Empezar a Innovar

1 comentario

20 febrero 2012 a las 11:00, por

Pasos hacia la Innovación

Después de varias semanas hablando de innovación, proponemos como conclusión estos tres pasos para empezar a innovar:

1. Hacer un diagnóstico del estado actual de la innovación en la empresa. El diagnóstico debe abarcar estos dos aspectos:

  • ¿Estamos haciendo lo correcto en términos de innovación?. Es decir, estamos centrándonos en las plataformas adecuadas, con los socios adecuados, y sobre los conceptos y propuesta de valor adecuados.
  • ¿Lo estamos haciendo de manera adecuada?.Es decir, tenemos las capacidades y competencias necesarias para que la innovación ocurra en términos de alineación, liderazgo, cultura, procesos, recursos, gestión por proyectos, etc…

2. Alinear a la alta dirección. Como cualquier programa de cambio, si no existe el apoyo de la alta dirección, el cambio no se producirá.

Dependiendo de la empresa, puede ser suficiente con desarrollar la línea estratégica de innovación dentro del cuadro de mando general de la compañía, o bien definir adicionalmente un Cuadro de Mando de Innovación específico adicional, tal como veíamos hace unas semanas que desarrolle más profundamente las líneas principales, los objetivos y los indicadores de la estrategia de innovación que vamos a implantar.

Lo que sí es necesario es traducir la visión definida a un conjunto estructurado de objetivos e indicadores, y que la alta dirección se comprometa con ellos.

3. Para que la estrategia de innovación se ejecute, es necesario alinear a toda la organización con los objetivos de la innovación. Ejecutar cualquier  estrategia es difícil, pero lo es más una estrategia de innovación, porque los resultados sólo se ven a largo plazo y porque en la mayoría de los casos la innovación no pertenece a ningún departamento o unidad de negocio concreta, sino que todas las unidades deben alinearse para conseguir los objetivos.

La alineación es un proceso, que debe ser ejecutado con personas y herramientas. La herramienta principal es el Cuadro de Mando de Innovación. Algunas empresas asignan la responsabilidad de este proceso a una Oficina de Innovación, encargada de liderar un Comité de Innovación que da soporte al resto de las organizaciones para lograr el cambio. Entre las responsabilidades de esta oficina, además de liderar el Comité, está la comunicación de los objetivos a la organización, la alineación de los objetivos y la difusión de las mejores prácticas alcanzadas en las diferentes unidades.  El Comité de Innovación estará formado por responsables de las principales Unidades y Áreas de negocio de la compañía, que deben comprometerse en impulsar la innovación dentro de sus organizaciones.

Adicionalmente, la Oficina de Innovación puede complementarse con Equipos de Innovación cross funcionales, que forman una especie de Centro de Competencia para cada uno de los temas o líneas estratégicas definidos en el Cuadro de Mando de Innovación. Estos equipos podrían ser los encargados de ejecutar o impulsar las diferentes iniciativas identificadas.

En resumen, el Cuadro de Mando de Innovación nos puede guiar en los tres pasos necesarios para que la innovación empiece a producirse:

  1. Diagnóstico y formulación de la Estrategia de Innovación.
  2. Obtención del apoyo de la alta dirección, bien sea identificando la línea estrategia de innovación dentro del Mapa Estratégico o Cuadro de Mando de la compañía o bien desarrollando un Cuadro de Mando de Innovación específico.
  3. Alineación de toda la organización, para lo cual seguramente será necesario establecer una Oficina de Innovación con esta responsabilidad.

1 comentario 

  1. Pingback: El riesgo de innovar | Blog TRW

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar