Powered by

Móvil & Web Hotel
Revenue Management

El Futuro llegó hace un rato

0 comentarios

1 marzo 2012 a las 14:00, por

El futuro llegó hace un rato

En mi post anterior me atreví a vaticinar el inminente despegue de las ventas directas de paquetes turísticos por parte de los mayoristas.

Quiero ahora aprovechar la ocasión para agradecer la repercusión, los comentarios y debates muy interesantes que se han generado en los últimos días a raíz de la publicación. He tenido la oportunidad de enriquecer mi visión del sector gracias al intercambio de opiniones tanto con mayoristas como con dueños y gerentes de agencias de viajes.

 Como no podía dejar de ser, las opiniones y declaraciones han cubierto todo el espectro de convicciones e ideologías posibles, todas ellas arraigadas en un colectivo muy cansado y castigado por estos últimos años de crisis. Este también es el caso de los mayoristas, no solo de las agencias. “En este caso la crisis no ha elegido bando” ha sido un parecer unánime.

 Supone un desafío intentar resumir o condensar las opiniones y conclusiones más interesantes al respecto de esta temática, pero aún así quiero compartir las más significativas con los lectores de este blog.

Existe una clara percepción entre la mayoría de agentes de viajes que la venta directa de paquetes turísticos por parte de los mayoristas supone una “intromisión” en un área de actuación y de responsabilidad que no corresponde al organizador del paquete. Desde esta perspectiva prevalece el derecho a la exclusividad en la distribución por parte del minorista que el derecho del consumidor a elegir su proveedor. Sin duda, una visión difícil de justificar ante un consumidor ávido de facilidades para acceder a los productos y servicios que desea. Mucho más teniendo en cuenta las posibilidades que le ofrece el continuo desarrollo de tecnologías orientadas a facilitar y a impulsar el consumo online.

Sin embargo, existe unanimidad cuanto a la necesidad de diferenciarse de los competidores online (ya sean las actuales OTAs o en un futuro los propios mayoristas) a través de un servicio personalizado al cliente. La discusión en este apartado se centra en cómo valorar o cuantificar correctamente este plus en servicio y hasta que punto el consumidor estaría dispuesto a pagar por ello. “El cliente no pagará más en una agencia por un paquete que puede comprar más barato en Internet”, ha sido la tónica en este apartado. Pero si se le da al cliente un servicio de asesoría, hay que cobrarlo obviamente. Muchos minoristas ven en este dilema la cuadratura del círculo.

Hay plena unanimidad entre mayoristas y agencias cuanto al hecho de que contar con un canal propio para la venta directa no significa ni de lejos la solución a todos sus problemas. La demanda continuará previsiblemente deprimida, y si bien se valora francamente positivo el hecho de contar con un canal propio de distribución, posicionarlo en los buscadores requiere un importante esfuerzo financiero y un profundo conocimiento de estrategias de marketing online, una disciplina en la que las OTAs son los líderes indiscutibles.

Pero talvez el comentario que más me impactó fue el de un minorista cuestionando el “sinsentido de hacer conjeturas sobre un futuro que nadie sabe cómo vendrá y qué nos traerá”. Si bien tiene toda la razón cuanto al hecho de que no sabemos que pasará el día de mañana, como empresario y emprendedor hay que saber interpretar las señales y los indicios que nos llegan del entorno para tomar las decisiones correctas en el futuro. Un futuro que en opinión de muchos profesionales del turismo está a la vuelta de la esquina.

Y cómo si de una premonición se tratara, paseando este fin de semana por el barrio lisboeta de Alfama, me encontré con el peculiar mensaje (¡en castellano!) que he retratado para ilustrar y darle título a este post. ¡Y os aseguro que yo no lo he pintado en aquella pared!

0 comentarios 

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar