Powered by

Marketing Hotelero
Móvil & Web Hotel

El viajero no tiene quien le escriba

9 comentarios

6 marzo 2012 a las 5:00, por

Mapa barco, de darviel, en Flickr

Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos. Fernando Pessoa

Tantos medios para comunicar, tantos canales para llegar al cliente directamente y tanto que contar. Miles de lugares y viajes que narrar, declinables por momentos del año, por momentos del día, por edades, por olores, por sabores. Todo real, existente, ya inventado. Y, sin embargo, qué poco sugerente suena al ser extrapolado al mostrador en el que es expuesto y vendido.

La mayoría de los portales de viajes son previsibles, casi todas las Web de hoteles son parecidas, y el período de navegación en ellas carece, por regla general, de todo interés. Sin embargo, se trata de un proceso que se inicia con el anhelo por realizar ese viaje y que, luego, nos acompaña para siempre. Un proceso en el que el viaje en sí es lo más breve y, a veces, lo más irrelevante, tanto que uno no puede menos que darle la razón al escritor simbolista Maeterlinck, firme en su afirmación de que  “lo mejor de los viajes es lo de antes y lo de después”.

Es por ello curioso que el hecho de viajar, tan vinculado a la ensoñación, al deseo, al crecimiento vital y a la aventura, se presente en tan fríos contenedores, y que la descripción que de ellos se hace esté tan alejada de todo aquello que nos empujó a desear visitar lugares por primera vez (una narración, un libro, una película…) Y es extraña esa inesperada disociación de todo aquello que inspira y hace soñar cuando el ciberespacio está lleno de gente brillante que firma blogs de viajes, acompañados en muchos casos de extraordinarias fotografías, y las librerías están llenas de guías maravillosas y de libros de viajes y aventuras escritos en todos los momentos históricos.  Baste citar a Stevenson, con el que tantas generaciones han recorrido los mares del sur, y que tan claro lo tenía:

“Lo que me toca ahora es comunicar al viajero tranquilo algún aspecto de esa seducción, y describir la vida, en el mar y en la costa, de muchos cientos de personas, algunos de nuestra misma sangre y lengua, todos contemporáneos nuestros, y sin embargo tan remotos en el pensamiento y las costumbres como Rob Roy o Barbarossa, los Apóstoles o los Césares.”

Pero, desgraciadamente, no es seducción lo que emana de la mayoría de las empresas vinculadas a la industria del viaje: cuántos lugares mal contados, rutas, espacios y alojamientos que no hacen más que provocarle al viajero potencial un soberano bostezo.

Así que me pregunto de qué le vale a una empresa disponer del mejor producto, a la brevísima y sonora distancia de un clic para ser disfrutado, si no tiene quien lo escriba.

Yo lo atribuyo a un desajuste en la búsqueda de los perfiles. Creo que es secundario que sepan desenvolverse mejor o peor en las redes sociales, pues sólo son medios y lo que importa es el contenido. Tampoco creo que tengan que ser perfiles junior, y creo que hay una carencia de sensibilidad por parte de los encargados de coordinar su trabajo. En realidad no hay nada nuevo; los viajeros de finales del XIX, herederos del Grand Tour, lo tenían claro, sabían de sobra que tenían que sentir para conocer.

Creo que hay que poner en el teclado, frente a nuestros clientes, a personas que nunca han pensado que podían dedicarse a eso. Creo que no hay que buscar expertos en redes sociales, y dejar de llamarlo community managers y cosas por el estilo, pues no se presentará la persona que necesitas. Busca gente que viva inmersa en libros, busca gente que haya vivido, busca gente capaz de emocionarse con una novela, busca gente que sea feliz escribiendo, gente que lo hace bien y que no está en el ajo porque nadie se ha fijado en ellos para hacerlo, gente de todas esas carreras de humanidades que engrosan dolorosamente las colas del paro, o no, pero gente toda capaz de transmitir a tu cliente que ese es “su” viaje y esa “su” estancia. Puede que no todos sean Stevenson, pero el resultado será mucho mejor que el que obtienes ahora. Permíteles a ellos que escriban lo que has hecho. Permíteles que lo cuenten, y que lo cuenten bonito.

Porque en ese “antes” del viaje es fundamental nuestro narrador. Y en el después está el viajero, a quien deberíamos pedirle seriamente que haga algo más que puntuar lo que ha experimentado como usuario, porque puede que nos guste a todos lo que tiene que contarnos, porque puede que le sorprenda a él, y porque puede que descubra, como Borges, que sus viajes están incisos en su piel y son un ingrediente indeleble de su vida.

Un hombre se propone la tarea de dibujar el mundo. A lo largo de los años puebla un espacio con imágenes de provincias, de reinos, de montañas, de bahías, de naves, de islas, de peces, de habitaciones, de instrumentos, de astros, de caballos y de personas. Poco antes de morir, descubre que ese paciente laberinto de líneas traza la imagen de su cara. Jorge Luis Borges, Epílogo de El hacedor (1960)

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

9 comentarios 

  1. Ramona 6 marzo 2012 - 22:33

    Secillamente genial!!
    que razón tienes.

  2. Pingback: Cuando menos es más | Blog TRW

  3. Pingback: Los cántaros, cuánto más vacíos, más ruido hacen | Blog TRW

  4. Pingback: Recuperando la misión olvidada | Blog TRW

  5. Irene 13 marzo 2012 - 11:11

    Hola Yolanda,
    Sólo quería decirte que me encanta lo que escribes y me gusta mucho cómo lo escribes. Además comparto tu opinión. Hay muchas veces que la literatura de viajes es mucho más interesante y más fácil de digerir que las guías, los blogs de los destinos y que las páginas de las empresas. Te invito a que visites mi blog sobre creatividad y turismo en el que hay un espacio dedicado a las artes en el turismo.
    http://creatividadyturismo.wordpress.com/
    Un saludo y gracias por posts como este.
    Irene

  6. Anónimo 13 marzo 2012 - 11:20

    Hola Irene:
    He entrado en tu blog y me ha gustado mucho. La iniciativa de Creta me parece buenísima. Muchas gracias por tu comentario!!!
    Un abrazo,
    Yolanda

  7. Gomes 14 marzo 2012 - 19:37

    è fundamental para valorizar um produto.

  8. Pingback: When Less Is More | Blog TRW

  9. Pingback: The Emptier the Pitcher, the More Noise it Makes | Blog TRW

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar