Powered by

Marketing Hotelero
Móvil & Web Hotel

En los albores de la post-intrusión

0 comentarios

27 marzo 2012 a las 5:00, por

Intruders (2011)

Un directivo de una de las más importantes empresas de comunicación de esta país me decía hace poco que su negocio de hoy no se parecerá en nada al de dentro de nueve años. En el momento, omití preguntarle qué le había llevado a establecer la fecha del apocalipsis en 2021, pero lo cierto es que el proceso de cambio es imparable y, que aún así, la comunicación tradicional sigue ahí, cada vez más intrusiva en su afán de llamar la atención en sus últimos coletazos. Y digo intrusiva por no hablar directamente de rechazo, pues resulta extremadamente molesto que lo interrumpan a uno con spots e inserciones publicitarias que aparecen de pronto, cuando está en el proceso de ver, leer o escuchar algo que le interesa. Y si bien antes no se podía hacer nada al respecto, los medios digitales que hoy permiten que se cuelen ante el receptor los indeseables mensajes sin pedir permiso, también le otorgan a éste el extraordinario poder de ignorar tan incómoda presencia y pulsar sobre la cruz que los quita de en medio. Lo que no alcanzo a entender es que los clientes de las empresas de comunicación todavía se presten a vincular su nombre a tan negativa práctica, porque una marca no puede ser intrusiva y parte de lo que consideramos molesto. Una marca debería aspirar a ser la protagonista de la historia que está debajo de esos molestos fogonazos que borramos enfadados para poder centrarnos en ella.

Con fecha precisa o sin ella, asistimos al proceso de cambio de la era de la intrusión a la construcción de contenido con valor en sí mismo. Asistimos al intento de entender los mecanismos que permitan sacar partido a la mayor  novedad en el ámbito reciente de la comunicación: la transformación del individuo de mero receptor a canal de transmisión de los mensajesEl individuo es el nuevo medio y sólo transmite si le apetece. Apasionante y extremadamente difícil tarea la de la nueva era, que ya no ha de comunicar sino conseguir altavoces voluntarios y espontáneos para la causa, un proceso en el que se juegan el futuro las empresas de comunicación, y con ellas, los medios tradicionales.

Si el pronóstico de mi amigo se cumple, el mundo de las empresas de comunicación tal y como lo conocemos se acaba dentro de nueve años. La pregunta fundamental está en quién lo tiene claro y quién sabe moverse en una realidad distinta, una en la que se es capaz de escribir una historia consistente, de crear contenidos relevantes, de traducir una idea compleja en una imagen fácilmente comprensible en un instante, cuestiones que puede que no coincidan en el mismo profesional ni en la misma empresa de comunicación. Y en ello les va la vida a las marcas.

MindProject

MindProject

Consultoría directiva turística especializada en el diseño y gestión de proyectos transformadores mediante la aplicación del Ciclo Comercial Turístico.

0 comentarios 

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar