Powered by

Management

La Innovación a través de la Colaboración Público-Privada

0 comentarios

5 marzo 2012 a las 13:04, por

Low tide and fog. J. Showaa, en Flickr.

Que la colaboración público-privada, en el ámbito de la I+D+i, es unos de los factores más importantes en cualquier Sistema de Ciencia e Innovación es algo indiscutible. Tal es su importancia que las políticas públicas de incentivo a la I+D+i inciden, a través de numerosos programas de ayudas, a la colaboración entre empresas y Organismo de Innovación, o sea, Universidades, Centros Tecnológicos , OPI´s, etc.

En España, la situación en la que se encuentra esta colaboración es bastante pobre. Hay muchas y variadas razones para dar una explicación de los bajos dígitos que marca este indicador clave del nivel de innovación de un territorio. Razones de estructura productiva, de cultura empresarial, de cultura funcionarial, etc. Pero al tratar de dar una explicación más concreta baste dos de los principales problemas señalados por los expertos según el informe anual de La Fundación COTEC del año 2010:

  • La escasa cultura de colaboración de las empresas entre sí, y entre éstas y los centros de investigación.
  • La I+D de las universidades y de los centros públicos de investigación no está suficientemente orientada hacia las necesidades tecnológicas de las empresas.

En el siguiente gráfico se muestra como la proporción de subcontratación a Organismos de Innovación respecto al total del gasto de I+D empresarial es baja, un 7,3% del total del gasto en el año 2009, si bien es cierto que ha aumentado un punto y medio en el rango de años que indica la imagen.

Fuente: Estudio comparativo de deducciones de I+D+i. MICINN

Como ya hemos mencionado en la serie de artículos dedicados a las medidas País para el impulso de la innovación empresarial, las políticas públicas de promoción de la I+D+i empresarial cristalizan en ayudas de dos tipos: las directas, en forma de subvenciones y créditos “baratos”; e indirectas, a través de los incentivos fiscales.

Respecto a las ayudas directas (europeas, nacionales y regionales) favorecen y en algunos casos obligan a la subcontratación de Organismos de Innovación por parte de empresas. Por lo que respecta a las ayudas indirectas, cabe decir que a efectos de la subcontratación de Organismos de Innovación, tanto la Ley de Economía Sostenible como la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación introducen novedades que deberían servir para incrementar dicha cooperación.

Los aspectos que la Ley de Economía Sostenible afectan directamente a la colaboración entre empresas y Organismos de Innovación más significativos son:

  • La participación accionarial de organismos y universidades públicas en sociedades mercantiles, siempre que éstas sean innovadoras y de base tecnológica.
  • La creación de agregaciones estratégicas en campus universitarios para promover sectores estratégicos (de servicios y de industria) entre empresas y centros de investigación.
  • La constitución de empresas de base tecnológica, con diversas modalidades de participación, permitiendo la implicación de sus investigadores.
  • La generación de polos de innovación (lugares de confluencia de empresas y centros públicos y universitarios),
  • La formación de consorcios de investigación y transferencia del conocimiento.

En la misma línea de mejoras, la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, cuyo objeto es establecer un marco general para el fomento y la coordinación de la investigación científica y técnica, propone específicamente un conjunto de mecanismos para fomentar, regular y facilitar la colaboración público-privada en I+D+i.

Sin embargo, respecto al incentivo fiscal específico en lo relativo a la colaboración público privada en España, no existe como tal. Existe el incentivo fiscal genérico por deducción de gastos destinados a la I+D, pero no existe una deducción fiscal específica adicional para la empresa por celebrar contratos con Organismos de Innovación. Pero esto no siempre fue así, hasta 2008 existió dicha deducción adicional pero Europa instó a España a cambiar el marco legislativo por entender que incumplía las obligaciones relativas a la libertad de establecimiento y a la libre prestación de servicios dentro del Espacio Económico Europeo.

Sin duda las mejoras introducidas en marco legislativo, mencionadas anteriormente, están claramente encaminadas a mejorar el modelo económico español, y que intentan reducir las barreras que impiden la colaboración público-privada en innovación, sin embargo una medida de carácter fiscal como esta deducción adicional, que favorece la interacción entre los Organismos de Innovación y las Empresas, no ha sido recuperada, y es una verdadera lástima pues gran parte de la capacidad de innovación de un país reside en los Centros de Investigación, Universidades, OPI´s, etc. pero sólo pueden transformarse en innovación real si conecta con el mercado.

0 comentarios 

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar