Powered by

CRM para Hoteles
Marketing Hotelero
Móvil & Web Hotel

Recuperando la misión olvidada

7 comentarios

9 marzo 2012 a las 11:00, por

Where the magic happens, vía Pinterest

Esta semana comenzábamos con una interesantísima, acertada e inspiradora reflexión de Yolanda Perdomo. Y creo que nos ha afectado a todos los que nos esforzamos cada día por escribir en este blog, ya que de una u otra forma hemos hecho referencia al mismo.

“El viajero no tiene quién le escriba”; y no tiene porque estamos tan ocupados compitiendo intrasectorialmente que nos olvidamos de que nuestro objetivo es el viajero. Y entre tanto curso sobre cómo manejar la última red social, taller para mejorar el SEO de nuestra página web o seguimientos varios de gurús auténticos o impostados, se nos olvida que el turismo es un sector puramente emocional, que nace del deseo de la persona de desconectar, de dejarse llevar, de irse. Y ese irse es un concepto que estamos perdiendo debido a la infoxicación diaria a la que estamos sometidos -voluntariamente- y a ese deseo por ser cada vez mejores, o estar mejor posicionados ante una audiencia a la que no nos debemos.

El turista hoy quiere ir allí dónde la magia es posible. Y para construir ese lugar debemos salir de la zona en la que nos hemos ido acomodando justificados por un entorno cada vez más compasivo con las concesiones a todos los niveles.

Y es que, y aunque me repita, el auge por lo emocional no es casualidad. El cliente turista necesita más de lo que le estamos dando. Ya hemos conseguido darle las herramientas más potentes, las más funcionales, las más usables. Sabe dónde encontrarnos, cuál es nuestro precio medio en una u otra temporada, y qué puede esperar de nosotros. Pero justo ahora, necesita más. Por eso es el momento de avanzar, de dar un paso hacia el viajero, de dejar de competir en un cuadrilatero en el que todo el público se ha ido porque la competición no va con él, ni le interesa en absoluto.

¿Cuántos de los que estais leyendo éste u otras decenas de post al día, y compartiéndolo con vuestros colegas de profesión en Facebook, o en twitter, aplicáis lo que interiorizáis cada día en vuestro cliente?. ¿Cuántos reflexionáis realmente sobre los cientos, miles de palabras que leéis a diario, y focalizáis tal reflexión en construir valor para vuestros clientes? ¿Cuantos introducís vuestro saber diario en la conversación empresa-cliente?

Spring glorious Spring, vía Pinterest

El porqué de éstas preguntas nace de la observación. De la escucha. Del intercambio de información que no vale para nada si agota todo el esfuerzo del que la dinamiza y por tanto no puede usarla para nada más. Vemos cada día miles de links, muros llenos de nuevas ideas, de nuevos cursos, de nuevas aplicaciones. Todas prometen ayudarnos a rentabilizar más nuestros negocios. Y sin embargo cada día van peor las cosas. Cada día se pierden clientes o se llega a alguno menos. ¿Por qué?

Porque absorbemos, y no devolvemos. Porque somos egoístas. Porque nos creemos Dioses. Vivimos en el Olimpo de la profesionalidad. Bebemos del licor divino y nos damos palmaditas en la espalda por todo lo que diariamente hacemos para seguir en la cresta de la ola y creemos que el éxito de un día nos durara eternamente. Y lo peor es que mientras que absorbemos y no devolvemos, de alguna forma, retroalimentamos un sistema que se vicia cada día, que insensibiliza un sector que debe más que nunca estar conectado con ese lado sensible y emotivo de la vida. Y la vida cambia, avanza, evoluciona. Mientras que los empresarios del sector se dediquen a demostrarse entre ellos lo buenos que son -o han sido en un momento dado-, en lugar de a demostrar lo buenos que son y lo bueno que es su producto, y cómo éste se adapta a las necesidades de sus verdaderos clientes, estaremos perdidos. 

No Gods, vía Pinterest

Así que, ahora que cada día el telediario, las noticias, los acontecimientos y el devenir de un universo autenticamente loco y caótico nos desmotiva, nos machaca psicológica e inconscientemente el animo, y nos arroja a un estado pesimista del que va a ser muy complicado salir, es cuando de verdad tenemos que ser creativos.

Ahora que la sociedad necesita más que nunca de experiencias reales, de desconexión, de descanso, de luz, de ilusión, de colores, de emociones, de sonrisas, de olores, de sensaciones, de recuerdos, de música, de arte, de inspiración…(¿y es que qué si no todo esto es el turismo?) es cuando debemos activar todos los mecanismos que nos mueven como profesionales del turismo. Esos que parecen olvidados, o influenciados, o escondidos. Es ahora, señores, cuando somos más importantes que nunca. Cuando debemos dejar de prepararnos para el momento porque el momento ha llegado. Cuando debemos estar a la altura de lo que se espera de nosotros, cuando debemos dar lo mejor de nosotros mismos y trabajar concienzudamente en poner en valor de nuevo, al turismo.

¿Estamos preparados? ¿de verdad podemos volver a las raíces, a la esencia de este sector? Yo creo que si, y se cuál es la forma de conseguirlo. Ahora más que nunca debemos activar el lado derecho de nuestros cerebros. El lado derecho del cerebro del turismo.

Es hora de pintar paisajes en los destinos. Es hora de colgar obras de arte en las paredes de nuestros hoteles. Es hora de construir generadores de experiencias. Es hora de enamorar, de sorprender, de emocionar.

Es hora de inspirar al mundo. ESA ES NUESTRA MISIÓN. 

 

Mission, vía Pinterest

 

7 comentarios 

  1. María. 11 marzo 2012 - 14:17

    Tienes mucha razón Paula, lo ideal sería que las empresas diferenciaran al escoger quienes hacen unas cosas y quienes otras, así no haríamos todos de todo con un resultado a veces dudoso, no es muy agradable entrar en una oficina cualquiera de servicios y encontrarte a la gente que ni te mira porque está mirando una pantalla y a veces hasta riéndose con ella…(Con la pantalla), es real, está pasando y supongo que va a más. Habría que organizar mejor. Un saludo.

  2. Paula 12 marzo 2012 - 9:34

    Cierto María. Y sobre todo en empresas pequeñas. Tenemos que cambiar el enfoque, valorar las capacidades y talentos, colocarlas en su sitio, y volver a mimar al cliente. ¡Gracias por comentar!

  3. Pingback: El nuevo paradigma de turista | Blog TRW

  4. Pingback: Es hora de despertar del sueño español | Blog TRW

  5. Chris Miller 27 marzo 2012 - 10:06

    Me encanta, toda la razón, nos cuesta adaptarnos a estos nuevos entornos, somos egoístas y queremos adaptar el sistema a nuestras necesidades, cuando debemos escuchar al sistema. Si no plasmas la realidad, las vivencias, la creatividad, no dejan de ser palabrerío sin sabor. Saludos Paula.

  6. Paula 27 marzo 2012 - 10:07

    Gracias Chris :)

  7. guille 5 noviembre 2012 - 17:23

    tas linda paula :D

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar