Powered by

Móvil & Web Hotel

Grandes Cadenas, Grandes Chefs.

0 comentarios

12 abril 2012 a las 11:00, por

Restaurante Calima, Marbella. Flickr.

A nadie se le escapa que el mundo de la gastronomía y el mundo hotelero están estrechamente relacionados, pudiendo ser el primero un complemento ideal dentro del segundo. Pero en los últimos tiempos esto que podría parecer un simple ejercicio matemático de conjuntos, se ha visto distorsionado con la aparición de grandes alianzas estratégicas entre reconocidas cadenas hoteleras y prestigiosos chefs a nivel internacional.

Nadie que conozca mínimamente los entresijos de la cocina de un hotel podría siquiera imaginar que la calidad, la delicadeza, la dedicación y sobre todo la minuciosidad que exigen las sofisticadas propuestas de estos magos de los fogones, pudieran verse plasmadas en un plato en cuyo lacado no apareciera sino la firma del propio artista.

Cierto es que hay cocineros que se han hecho archifamosos desde las cocinas de restaurantes ubicados en prestigiosos hoteles, léase Dani García y su famoso restaurante Calima en las entrañas del Gran Meliá Don Pepe de Marbella, pero este no es el caso al que nos referimos puesto que su base de operaciones no ha sido otra que el propio hotel donde imparte cátedra con sus fantásticos platos.

Son aquellos casos donde se respira Marketing por los cuatro costados a los que hacemos referencia. Chefs cuyos restaurantes aparecen en las mejores guías culinarias de todos los Países, con más estrellas Michelin que el paseo de la fama de Hollywood prestan su IMAGEN con mayúsculas, a Cadenas Hoteleras de reconocido prestigio.

Y es que la imagen ha adquirido un protagonismo inusual tanto para unos como para los otros. La agenda de uno de estos cocineros se ha convertido en un ir y venir a charlas, convenciones, simposiums y masters que les confieren un status que antes solo se podía adquirir siendo futbolista profesional o ganando un premio Nobel. Tienen bajo su tutela a cocineros tan buenos como ellos mismos que se encargan de llevar la carga diaria de sus restaurantes, permitiéndoles a ellos realizar esa labor promocional, no menos importante, que tan buenos resultados ofrece.

El hotel, así mismo, utiliza esta alianza como reclamo extra para atraer a la clientela que busca algo más que una simple estancia en una habitación de más o menos lujo. La simple relación con el cocinero en cuestión, transporta al huésped a las puertas del restaurante que le dió fama y notoriedad y que espera que al término de su velada aparezca por la puerta de la cocina para recibir los elogios de los presentes.

Este es el resultado de esa gran estrategia, los frutos de los esfuerzos de Marketing mutuo, la respuesta de los aportes de dos grandes inmejorables cada uno en su arte.

Innegable es que la calidad de lo que en estos restaurantes se sirve, estará por encima de la media de cualquier hotel de propuestas convencionales, como innegable es que como en casa y con completa dedicación, no se cocina en ninguna parte.

Llegamos a la conclusión de que todo forma parte del Quid Pro Quo de una publicidad bidireccional de la que se ven beneficiadas ambas partes. De mi parte, un enhorabuena por esta gran idea!

MindProject

MindProject

Consultoría directiva turística especializada en el diseño y gestión de proyectos transformadores mediante la aplicación del Ciclo Comercial Turístico.

0 comentarios 

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar