Powered by

Management

Project Managers Estratégicos

0 comentarios

12 abril 2012 a las 5:00, por

ajedrez

"Hábitos para pensadores estratégicos"

Hace varias semanas publicábamos un post acerca de quién debe ser nuestro Project Manager enumerando las cualidades directivas y personales que según el PMI debe tener. Entre estas cualidades se incluyen las propias de quien participa en la planificación estratégica de la empresa.

Pero esto no siempre fue así, en los comienzos del Project Management allá por los años 80, en el sector empresarial se consideraba la gestión de proyectos como una disciplina técnica y secundaria que se limitaba a facilitar la implementación de una estrategia ya definida para la empresa. Por lo tanto, el Project Manager era simplemente la persona encargada de coordinar las acciones necesarias para llevar a cabo dicha implementación en las mejores condiciones (quién tiene que hacer qué y cuándo).

En la actualidad la figura del Project Manager ha evolucionado desde su rol inicial de mero implementador hacia una posición más activa donde participa en la planificación estratégica de la empresa, razón por la cual entre sus cualidades requeridas actualmente están las comentadas.

Directamente relacionado con estas cualidades de los pensadores estratégicos tenemos este post de Paul J. H. Schoemaker acerca de los 6 hábitos de los verdaderos pensadores estratégicos. Enumeramos a continuación estos hábitos:

1. Anticipación: Es un error común en las empresas, los líderes no tienen “visión periférica” y no ven más allá de lo que tienen justo delante. Esto les hace vulnerables. Para lograr anticipación el Project Manager debe:

  • Buscar la información que pueda cambiar el juego en la periferia de nuestra industria.
  • Buscar más allá de los límites actuales de nuestro negocio.
  • Construir amplias redes externas para una mejor exploración de horizontes.

2. Pensar críticamente: Si nos tragamos cada nueva moda que nos imponen y seguimos tendencias fielmente “cual borregos”, nuestra empresa perderá toda ventaja competitiva. Los pensadores críticos se cuestionan absolutamente todo. Para lograr ser crítico el Project Manager debe:

  • Reformular cada problema para llegar al fondo en cuanto a causas se refiere.
  • Desafiar la “sabiduría popular” y las creencias establecidas (incluso la suya propia).
  • Destapar la hipocresía, la manipulación y los prejuicios o parcialidades en las decisiones tanto propias como de los stakeholders.

3. Interpretar: La ambigüedad es inquietante. Frente a ello, la tentación es llegar a una solución rápida (y potencialmente equivocada). Un buen líder estratégico se mantiene firme, sintetizando la información procedente de diversas fuentes antes de tener su propio punto de vista. Para ser bueno interpretando el Project Manager debe:

  • Buscar patrones en múltiples fuentes de datos.
  • Animar a el equipo a hacer lo mismo.
  • Cuestionarse las suposiciones vigentes y testear varias hipótesis simultáneamente.

4. Decidir: Muchos líderes son víctimas de “parálisis”. Para no llegar a ello deben desarrollar procesos y hacer que se cumplan. Los proyectos avanzan a medida que se toman decisiones. Para hacerlo bien el Project Manager debe:

  • Encuadrar las decisiones para llegar a la clave del asunto.
  • Equilibrar la velocidad, el rigor, la calidad y la agilidad.
  • Posicionarse aún con información incompleta y en medio de diversos puntos de vista.

5. Alinear: Conseguir el consenso total es excepcionalmente raro, por lo que cuando los puntos de vista divergen, un líder estratégico debe fomentar el diálogo abierto, la confianza y la participación de los stakeholders. Para lograrlo el Project Manager debe:

  • Entender los programas del resto de los stakeholders.
  • Sacar a la palestra los temas difíciles, aunque sea tarea poco grata.
  • Valorar la tolerancia al riesgo y seguir adelante para lograr el apoyo necesario.

6. Aprender: A medida que las empresas crecen, la retroalimentación honesta es cada vez más difícil de conseguir. El éxito y el fracaso son valiosas fuentes de aprendizaje organizacional.

Complementamos con estos seis hábitos lo anteriormente dicho acerca de las cualidades requeridas para ser un buen Project Manager. Obviamente no podemos ser expertos en todo, pero se pueden trabajar muchos aspectos para ser mejores profesionales, especialmente cuando hablamos de hábitos y no de cualidades innatas.

0 comentarios 

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar