Powered by

Móvil & Web Hotel

Silencio, se cocina

1 comentario

30 abril 2012 a las 11:00, por

el-bulli-food-leon-brocard

Leon Brocard, Flickr.

La definición de cocina de vanguardia asusta a todos aquellos que la escuchamos por primera vez. Entendida como algo muy pequeño, en un plato muy grande y carísimo, inalcanzable para casi todos los bolsillos.

Muchos han intentado subirse a la ola de la vanguardia, con diversos resultados, pero los que a día de hoy permanecen en el mercado lo han conseguido por diferentes aspectos relevantes.

Podríamos preguntarnos si tanta creatividad y vanguardia durante los últimos diez años ha hecho que las expectativas de los clientes estén muy altas, haya un menor impacto sorpresa y esto genere insatisfacción.

Sin embargo, encontramos casos que intentan provocar emociones en los comensales y que de esta forma, no decaiga el factor sorpresa, salir de lo corriente y crear efectos evocadores no sólo en los platos que vamos a degustar, sino también en los lugares y los detalles donde se llevan a cabo.

¿Por qué surge esta tendencia? ¿Tiene más valor el show que la propia comida en sí?

Ahondando un poco en este tema, tomaremos varios ejemplos creativos para poder sacar nuestras propias conclusiones.

La estrella de la Cocina americana Grant Achatz *** Michelín (no será la última vez que hablemos de alguna de sus creaciones), ha abierto su segundo restaurante en Chicago con un nombre que genera expectativas por sí mismo. Su nombre es Next y es el escenario que utiliza para evocar y reproducir estilos y saberes gastronómicos como en un juego teatral.

Con una frecuencia trimestral, crea un espectáculo gastronómico sobre un tema concreto, siendo su último espectáculo un homenaje al elBulli, donde hizo un stage con el gran maestro Adriá.

A Next se accede por un sistema de entradas, como en el cine o la ópera, y los próximos espectáculos culinarios serán fiel reflejo de sensaciones y experiencias del chef: su niñez, los veranos en la costa italiana, la ciudad de Kioto en primavera,…

¿Espectáculo o documentada exploración de la historia de la cocina?

Mientras tanto, asistimos en España a un fenómeno conocido como restauración clandestina, locales emplazados, por ejemplo, en tintorerías (DONTELL – Don´t Tell) o tiendas de souvenirs (Chi – tón), cuyos nombres juegan con las palabras para expresar la exclusividad y nula visibilidad del local.

top-secret

"Top secret". Pinterest

A estos restaurantes clandestinos se accede mediante membresía a un club privado en el que poder entrar, está al alcance de unos pocos.

Rizando el rizo, se encuentran otro tipo de locales a los que se puede acudir si el dueño del local te pasa su teléfono. Te dan una dirección y allí alguien te acompaña hasta un piso totalmente decorado en negro y rojo, evocando al Chicago de la ley seca.

La promoción de estos locales se consigue con el boca a boca, viven de la exclusividad que los miembros de estos clubs pasan a otros nuevos y privilegiados comensales.

¿Gastronomía o negocio? ¿Búsqueda de nuevas sensaciones para comensales aburridos del clasicismo? Son las tendencias imperantes en ciudades como Tokio, New York, Londres o Berlín que han llegado a España y poco a poco son cada vez más patentes en el negocio de la gastronomía.

Hoy por hoy, podemos decir sin dudar, que en la gastronomía, cada vez se sale menos a saciar nuestro apetito sino a disfrutar de novedosas y excitantes experiencias.

MindProject

MindProject

Consultoría directiva turística especializada en el diseño y gestión de proyectos transformadores mediante la aplicación del Ciclo Comercial Turístico.

1 comentario 

  1. Pingback: 3 casos de éxito donde el cocktail es el protagonista | Blog TRW

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar