Powered by

Management

Turismo para aumentar el cociente intelectual

6 comentarios

2 mayo 2012 a las 5:00, por

pills-tha increase-your-intelligence

"Pastillas que aumentan su inteligencia"

De entre todas las tendencias globales identificadas por el colectivo de expertos del grupo hotelero Intercontinental para 2012, me llama especialmente la atención la que hace referencia al deseo de las personas de aumentar su capacidad intelectual. Y no sólo mediante juegos específicos de entrenamiento mental, sino a través de viajes diseñados expresamente para ello.

Que no parezcan estar muy desencaminados, lo demuestra la proliferación de juegos de gimnasia mental, área de negocio cuyo software, sólo en Estados Unidos, está valorado en unos 265 millones de dólares, que el Reino Unido se haya planteado la prohibición de ciertos fármacos (nootrópicos) utilizados para aumentar la inteligencia y cuyo uso ha aumentado de forma exponencial en los últimos años, o que Forbes haya señalado el segmento de bienes y servicios especializado en potenciar el cociente intelectual, como el próximo negocio del trillón de dólares (y no se pierdan en el hipervínculo anterior la mención sobre Bill Gates y el IQ de sus colaboradores).

Así que estarán de acuerdo conmigo en que el ejercicio resulta inevitable: ¿cómo se diseña un viaje para aumentar la inteligencia y qué servicios ofrece un hotel incluido en dicho viaje? Y, atención, todo ello sin que el prototipo resultante parezca la versión cerebral de Incosol.

Tras una consulta rápida en la red a las actividades aconsejadas para aumentar la capacidad intelectual, estimo, rápidamente y a ojo de buen cubero, que un viaje así debería contemplar 20 minutos diarios de actividad aeróbica y otros 20 de entrenamiento n-back, un ejercicio específico centrado en recordar los movimientos de una figura que se mueve de forma circular en una pantalla.  Debería contar, asimismo, con actividades gastronómicas que potencien los sentidos mediante la anulación temporal de uno de ellos, como las ya extendidas cenas a ciegas, y ofertar catas de frutas, quesos y muestrarios olfativos de té y especias. En los bares y restaurantes tendría que haber cartas menú escritas al revés (ATRAC UNEM) y los usuarios habrían de intentar pedir los platos de la carta deletreando en sentido contrario al habitual y sin mirar.

El cliente debería poder apuntarse en recepción a una ruta paisajística que se realiza con tapones en los oídos a fin de anular totalmente la capacidad auditiva, a un taller de pintura y dibujo o a uno de malabarismo. Debería tener la opción de someterse a una terapia de tecnología acústica en una sala habilitada a tal efecto y acudir después de cenar a una actuación cómica, de monólogos o de cualquier tipo de performance que lo haga desternillarse de risa.

No puede faltar tampoco la siempre socorrida opción de una clase de baile. Y yo, en este ámbito concreto, optaría sin duda por clases de Zumba que luego habría que repetir en la práctica, en grupo y  a modo de coreografía sincronizada, en la discoteca, con música setentera  y bajo los destellos de las necesarias y altamente recomendadas bolas de espejo giratorias.

Las instalaciones, en las que se desaconsejaría el uso del reloj para invitar al cliente a calcular la hora mentalmente, deberían contar también con salones para siestas cortas acunadas con música de fondo, superficies para andar descalzo, sala de cine de géneros distintos, restaurantes de diferentes culturas y sistemas de apertura de puertas mediante la resolución de puzzles, sistema este último que yo nunca aconsejaría en los baños.

Teniendo en consideración que algunas de estas actividades están ya estrechamente vinculadas a los viajes, pues éstos en sí mismos ya estimulan la mente, tanto como observar otros estilos de vida, aprender  un idioma extranjero, visitar museos, escribir un diario de viaje o compartir experiencias con amigos, el ejercicio sería redondo. Si a esto añadimos el componente del mantenimiento, ya que otras actividades, como el brainstorming, se pueden realizar en el trabajo y que, finalmente, muchas otras, como practicar sexo, ver la TV muy poco, tomar nota de los sueños, pensar siempre en positivo, rodearse de gente más inteligente que uno y dejar comentarios ingeniosos en los blogs, pueden realizarse en casa, el resultado no puede parecer más prometedor, tanto a nivel personal, como en el ámbito colectivo, mediante el logro de una sociedad en general más activa, positiva y brillante.

Así que, tras este modesto ejercicio, que con mucha razón algún experto en psicología tachará de soberano disparate, mis conclusiones son claras: el Brain Spa Tour lo mismo no incrementa el intelecto, pero en ese viaje, que yo haría con mucho gusto, unas risas nos íbamos a echar seguro.

Innwise

Innwise

Optimizamos tu estrategia de comercialización online mediante una eficiente gestión de canales de distribución, buscando a través de un revenue management un resultado final rentable siempre como objetivo. Ponemos a tu disposición un amplio paquete de soluciones de emarketing.

6 comentarios 

  1. Irene 2 mayo 2012 - 13:11

    Una vez más me sorprende tu originalidad y tu forma de interpretar las tendencias turísticas, siempre fresca y joven. Enhorabuena por el post!

  2. Yolanda Perdomo 2 mayo 2012 - 13:40

    Querida Irene, vista la cantidad de información que manejas a diario, lo cual es algo que se evidencia en tu blog, he de admitir que tu comentario me llega al alma! :)

  3. Sergio Bermejo 2 mayo 2012 - 18:34

    Yo también quiero felicitarte por el post, simplemente genial!
    Leyendo el título no pensaba en la catarata de ideas que ha empezado a caer mientras leía oración tras oración.
    Saludos.

  4. Yolanda Perdomo 2 mayo 2012 - 21:28

    Muchísimas gracias, Sergio!

  5. Betty Gómez 5 junio 2012 - 18:46

    Interesante y novedosa propuesta para aquellos que nos dedicamos a prestar servicios turísticos diferenciados. En lo personal me parece que implicaría tanto un reto como un valor agregado, intentar en lo posible prescindir de herramientas de alta tecnología para desarrollar actividades y espacios como los que mencionas.

  6. Yolanda Perdomo 5 junio 2012 - 21:19

    Gracias, Betty, yo también opino que, en este caso, la tecnología sería secundaria.

Deja un comentario

campos obligatorios *

También te puede interesar