Powered by

Marketing Hotelero

“Estoy aquí”

5 comentarios

19 junio 2012 a las 5:00, por

geolocalizacion

Geolocalización, C Vander. Flickr.

¡Queremos saber dónde estás y ya veremos lo que podemos ofrecerte!

Aunque ya muchos Navegadores Web informan de la localización, en los últimos años se ha producido un auge en los dispositivos móviles, lo cual ha permitido hacer uso de la geolocalización como complemento en muchos servicios.

De esta manera se realiza una oferta acorde con el entorno y posicionamiento del cliente.

La World Wide Web Consortium (W3C) ha creado el estándar geolocalización (Geolocation API Especification) que define una interfaz de alto nivel para recuperar la localización geográfica de un dispositivo cliente.

Esta interfaz nos proporcionará los datos de latitud, longitud, altura, velocidad y rumbo, entre otros.

Todo esto debe ser transparente e independiente del tipo de dispositivo cliente, desde un PC a un móvil, y de las fuentes de las que obtuvo la información.

Como fuentes para recuperar la posición geográfica de un cliente tenemos:

  • Sistema de Posicionamiento Global (GPS), que incluyen casi todos los nuevos smartphones.
  • Las originadas por las señales de red, como la dirección IP, que puede tener localizada por nuestro proveedor de servicios de Internet, RFID, Wifi y BlueTooth.
  • Mediante RFID, localización por radiofrecuencia.
  • Redes de telefonía GSM/CDMA.
  • O mediante entrada directa del usuario.

En este punto cabe comentar, como prueba de la importancia que dan las grandes empresas a la geolocalización, en el inventario realizado por parte de Google de las redes Wifi a nivel mundial. Mientras el famoso coche paseaba por nuestras calles tomando fotografías para Google Street View, además tomaba datos de todas las redes Wifi disponibles guardando su nombre SSID y dirección MAC. No mencionaremos algunos datos más que recolectaron. Con estos datos Google consigue un posicionamiento más preciso realizando triangulación con las redes Wifi a nuestro alrededor, añadido al GPS o cualquier otro medio.

Veamos algunos ejemplos de aplicaciones que hacen uso de nuestra posición. Después de conocer la introducción de Google en el sector turístico (Google, ¿el nuevo gran intermediario turístico?), como ejemplo, vamos a describir unas pequeñas vacaciones y así hacerlo lo más ameno posible:

  • Recién llegados a nuestro destino, no conocemos la zona y hemos alquilado un coche en el que usaremos nuestro smartphone como navegador para llegar a nuestro destino.
  • Durante el día podemos usar aplicaciones como Foursquare o Google Maps  para localizar lugares de interés: restaurantes, farmacias, tiendas, etc. Las empresas locales pueden haber creado su página de promoción en el gigante Facebook, teniendo prioridad en los resultados de la búsqueda si habilitamos nuestra posición.
  • Un día de turismo, podemos hacer uso de la aplicación Layar para que haga de nuestro guía personal y no perder detalle de algún monumento o edificio histórico que de otro modo pasaremos por alto.
  • No podemos abandonar la forma física y un día queremos salir a hacer un poco de ejercicio. Una de las aplicaciones que podemos usar es Endomondo, que además de hacer un seguimiento de ruta y estadísticas de la práctica, nos puede indicar una zona común para realizar ejercicio.
  • Mientras, hemos sacado cientos de fotos, que podemos compartir con amigos en las redes sociales, indicando la localización. Incluso compartirlas en alguna base de datos local.

No podemos terminar sin hablar de problemas de privacidad que conlleva. Estamos publicando nuestra ubicación y puede que este dato sea usado con malas intenciones.

Desde 2011, las autoridades europeas de protección de datos instan a desactivar el dispositivo de geolocalización en el momento de la venta. Pero de todos modos, cada vez que hacemos un “Check-in”, un “estoy aquí” nos estamos delatando.

La geolocalización nos ha permitido acercarnos al cliente final, ofreciendo servicios o contenidos específicos de la zona. Aún queda un gran abanico de posibilidades que podremos ver en los próximos años, cuando todos tengamos acceso a la realidad aumentada y crezca el número de servicios que hagan uso de ella.

También te puede interesar